Julio César Piña Paat fue sentenciado a dos años de prisión, y a pagar una multa por tres mil 721 pesos y nueve jornadas de trabajo, por el Juez Segundo del Ramo Penal, por el delito de allanamiento de morada y lesiones.

El pasado 29 de septiembre, alrededor de las 15:00 horas, Julio César sin permiso alguno ingresó a la vivienda de Esperanza Sánchez, a buscar a uno de sus hijos, ya que ella le había dado alojamiento a la pareja sentimental e hijos del ahora sentenciado.

Al ver lo que estaba sucediendo, la hija de la denunciante intervino para evitar que se llevaran al infante, originando que Piña Paat le diera una bofetada y la empujara, hecho que se sumó a los cargos de la denuncia.

Jorge Pérez
redaccion@multimedioscampeche.com