Un taxista estuvo a punto de ser utilizado para cobrar otra extorsión telefónica, sin embargo, se dio cuenta antes de ser parte del ilícito, por lo que solicitó apoyo a los elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), quienes sólo le dieron indicaciones sin intervenir para asegurar a un par de personas que estaban actuando de manera sospechosa.

El ruletero recibió una llamada en la cual se le solicitó el servicio para acudir al predio de una mujer de la tercera edad ubicado en el barrio de San Román, donde cobraría un dinero que se iba a depositar en una cuenta de un banco del Circuito Baluartes.

Al ver que se trataba de una posible extorsión, los delegados de la agrupación del taxista solicitaron la intervención de los elementos de la PEP, quienes pidieron instrucciones a los estafadores y de ahí fueron al lugar donde se iba a depositar el dinero.

Al acudir a la sucursal bancaria, se percataron de que había una camioneta de color roja con los vidrios polarizados con dos sujetos a bordo, quienes al ver a la autoridad comenzaron a actuar de manera sospechosa.

Aunque no se depositó el dinero, los agentes se negaron a solicitar una revisión a los tripulantes de la camioneta, quienes se retiraron del lugar. Aparentemente el hecho no fue reportado a las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Jorge Pérez
redaccion@multimedioscampeche.com

(Foto: Ilustrativa)