Fue en el ya lejano año de 1517 cuando el padre Alonso González, quien viajaba en la expedición de Francisco Hernández de Córdova, ofició una misa en las playas del hoy barrio de San Francisco. Fue, según la tradición, la primera misa católica celebrada en el Continente Americano.

Ayer, el obispo José Francisco González reveló que, para los festejos de los 500 años de ese evento, que ocurrirá en el 2017, la Diócesis de Campeche iniciará las gestiones para que sea el Papa Francisco quien oficie una misa en el mismo sitio en que lo hicieran los descubridores de Campeche, hace cinco siglos.

Fue el párroco de San Francisco, Esteban Kang Choi, quien afirmó que buscarán que el Papa oficie la misa de los 500 años, mientras que el obispo señaló que sería una bendición.

“Es nuestro deseo de invitar a nuestro santo padre Papa Francisco por su humildad, sencillez, como nuestro santo patrono San Francisco”, dijeron.

Señalaron que la visita del Papa a Cuba y Estados Unidos, y el hecho de que no haya venido a México en este viaje por el Continente, abre la posibilidad de que pueda venir a México dentro de dos años y visitar Campeche por los significativo de celebrarse los 500 años de la primera misa en el continente y porque el santo patrono de la ciudad es precisamente San Francisco, como el propio Papa.

El obispo, sin embargo, señaló que el pontífice no está para cumplir caprichos de nadie, más aún cuando la agenda religiosa y diplomática están saturadas, pero “sería agraciado que viniera a Campeche”.

Fue en agosto de 1993 cuando el entonces papa Juan Pablo II hizo su histórica visita a Yucatán, en lo que fue su tercera visita por México.

Los preparativos y la logística de la llegada, y de la seguridad personal del pontífice, fueron comenzadas a preparar dos años antes de esa fecha, por lo que la Diócesis de Campeche tiene muchas posibilidades de que sus gestiones den resultados positivos para la llegada de Francisco.

Wilmer Delgado Rojas
wdelgado@multimedioscampeche.com