Por homicidio calificado, Rocío Damián Zacarías, y el ex agente de la Policía Estatal Preventiva (PEP), Edgar Candelario González Pérez, fueron sentenciados a 37 años y medio de prisión, tras ser acusados de privar de la vida al empresario Jesús Francisco Uribe Ovando.

El viernes siete de septiembre del 2012, alrededor de las 15:30 horas, fue encontrado sin vida el comerciante Jesús Francisco Uribe Ovando dentro de su automóvil Honda, Accord, con matrícula de circulación DGT-6066.

La persona fue hallada por una vendedora de nance, que encontró el cuerpo en la parte trasera de su automóvil en la calle Zaramullo por Marañón, de la colonia Flor de Limón.

Tras el hallazgo, la vendedora ambulante dio parte a los vecinos que llamaron al número de emergencia.

Los elementos de la Policía Estatal Preventiva llegaron al lugar y acordonaron el área, de ahí se le dio parte al personal de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Tras el hallazgo del cuerpo, se inició el expediente B/A.P/6080/9na./2012, cuya causa de la muerte fue traumatismo craneoencefálico severo, después de recibir cuatro golpes en la parte posterior de la cabeza con un objeto contundente. La autoridad ministerial recabó información, determinando que la persona sufrió un ataque violento.

Las investigaciones condujeron a  Rocío Damián Zacarías, de 23 años de edad, empleada, originaria de Aguacatal, Carmen, y con domicilio en la calle Paso de las Águilas por prolongación de la calle Babilonia de la colonia Leovigildo Gómez, quien era pareja sentimental del occiso.

De igual manera, se determinó que el jueves 6, alrededor de las 21:00 horas, la víctima le llevó una canastilla de cervezas y alimentos a su pareja después de que esta persona le llamó.

Roció Damián entretenía a la visita (Jesús Francisco Uribe), cuando llegó Edgar Candelario González, quien con un objeto contundente lo sorprendió asestándole un golpe en la nuca, asimismo continúo golpeándolo hasta privarlo de la vida.

Acto seguido subieron el cuerpo de la víctima a su vehículo y lo trasladaron al fraccionamiento Flor de Limón de esta ciudad capital, donde lo abandonaron. La pareja de homicidas fue detenida por cohecho de ahí se le puso a disposición del Ministerio Público. Al ser liberados por el Juez, a la pareja se le cumplió una orden de aprehensión girada por el Juez Segundo de lo penal por homicidio calificado, y se les dictó el auto de formal prisión iniciando su proceso penal.

Jorge Pérez

redaccion@multimedioscampeche.com

También podría interesarte  Reportan otras tres llamadas de extorsión