Tras la muerte de un menor de siete meses de edad en el Hospital General de Especialidades Médicas de Campeche “Dr. Javier Buenfil Osorio”, la Secretaría de Salud dio a conocer que no hubo negligencia médica.

Ramón Martínez Olivares, director de Atención Médica, explicó que de primera instancia se otorgó toda la atención posible al menor y se informó a sus padres las circunstancias y causas de la defunción de su familiar.

Se les comentó que el paciente estaba desnutrido y sin ninguna vacuna para su edad, siendo este el factor principal de riesgo para los hechos que llevaron al deceso.

Fue ingresado al servicio de urgencias pediátricas por cuadro respiratorio el día 25 a las 10 de la mañana con deshidratación severa, fiebre, infección y gasométricamente con acidosis metabólica.

Martínez Olivares detalló que este cuadro que presentaba el niño no permitía que se le colocara un acceso venoso, por lo que se tomó la decisión de hacerle una venodisección a nivel del cuello en la yugular, para poder pasarle líquidos a volúmenes abundantes y rápidos.

Aclaró que para hacer este tipo de procedimientos se pidió a los padres su consentimiento firmada, que el padre del niño autorizó.

Asimismo, ante la mala evolución y pobre respuesta al manejo establecido, y pese a los esfuerzos del personal médico el paciente cayó en paro cardiorespiratorio, para lo cual se inició manejo con reanimación avanzada pediátrica sin éxito, por lo que se dio por fallecido el día msimo a las 19:00 horas.

Redacción
redaccion@Multimedioscampeche.com