A dos días de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aborde el tema del amparo que interpusieron cientos de apicultores mayas contra la siembra de soya transgénica de Monsanto, miembros de la sociedad civil entregaron más de 63 mil 600 firmas que exigen a los magistrados fallar a favor de una consulta y de un principio precautorio para la siembra de esa semilla, informó el diario electrónico Sin Embargo.

Angélica María Ek Canché y Gustavo Huchin Cauich, apicultores  mayas, afirmaron que acudieron a la Suprema Corte con la esperanza de que los magistrados piensen en ellos y salven la actividad económica que les retribuye buenas ganancias, ya que la agricultura sólo rinde para el consumo propio.

“Llevamos muchos años defendiendo nuestros derechos contra el permiso para la siembra de soya transgénica otorgado por la Sagarpa a Monsanto y esperamos que nos apoyen. Hace 19 meses que los apicultores de Campeche y Yucatán logramos que los jueces federales nos dieran la razón y cancelaran el permiso para la siembra de este cultivo porque nadie nos consultó y vulneraron nuestros derechos como pueblos”, dijo.

Cauich agregó que durante este periodo la producción se ha visto seriamente perjudicada por la disminución en el número de abejas. “Desde entonces hemos visto cómo se deforestan nuestros bosques, cómo están secando las aguadas y hemos vuelto a ver a los jaguares cerca de los pueblos porque están huyendo de la quema de los bosques  para volverlos plantaciones. Salvemos nuestra selva maya en Campeche, nuestra agricultura, nuestra apicultura, no queremos más deforestación ni contaminación”, exclamó Gustavo Huchín, apicultor que inició la petición en Change.org

Según la información de los impulsores de la petición y de los apicultores, la siembra de soya genéticamente modificada viola el derecho a un medioambiente sano, por el uso excesivo de plaguicidas y la deforestación. Ya son miles de hectáreas de selva que han sido deforestadas para establecer este cultivo.

“¿Qué pensarían si en su patio trasero estuvieran fumigando con avionetas? En mi pueblo casi todos viven de la apicultura y ahora vemos cómo se están muriendo de pronto las abejas y el gobierno no hace nada. Hemos sido testigos del aumento de las plantaciones de soya transgénica de grandes empresarios agrícolas que no son de nuestra región”, dijo.

“También vemos cada vez más seguido a los aviones sobre nuestras tierras tirando tóxicos que están poniendo en peligro nuestra salud y la de nuestras abejas. Nosotros hemos cuidado y protegido nuestros ejidos y recursos naturales”, compartió Angélica Ek, quien fuese autoridad tradicional maya y una de las demandantes de su comunidad.

En caso de que la SCJN falle a favor de la empresa Monsanto, podría significar un golpe mortífero a la actividad económica y cultural más importante de 50 mil familias de la Península de Yucatán.

Hace 18 meses, por un amparo que interpusieron los apicultores, cuatro jueces locales frenaron el permiso de Monsanto, sin embargo la empresa y el Gobierno federal impugnaron el fallo que será abordado en los siguientes días por la Suprema Corte.

En 2012, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) autorizó a la empresa de transgénicos Monsanto la siembra de soya en 253 mil hectáreas en la Península de Yucatán, la Planicie Huasteca y Chiapas.

Los apicultores y las comunidades acudieron ante la justicia federal al considerar que se vulneraban sus derechos a la consulta y se hacía caso omiso al principio precautorio. Estos argumentos les fueron reconocidos por jueces federales mediante sentencias emitidas en 2014.

Este 28 de octubre, la ponencia del Ministro Fernando Franco González, la ponencia de la Ministra Margarita Luna Ramos y la ponencia del Ministro Eduardo Medina Mora, integrantes de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de manera conjunta, decidirán sobre los Amparos en Revisión presentados por autoridades tradicionales mayas y cooperativas mieleras de Campeche  así como  asociaciones de apicultores en Yucatán en contra del permiso de siembra comercial de soya transgénica otorgado a Monsanto.

En este contexto, las organizaciones instaron a que el Máximo Tribunal del país “garantice los derechos humanos del pueblo maya, confirmando las sentencias obtenidas en los Juzgados Federales y, por lo mismo, declarar como infundados los recursos interpuestos por las autoridades y Monsanto, de manera que se lleve a cabo un control de constitucionalidad de los actos reclamados y resulte la protección más favorable para las comunidades mayas”.

En la Península de Yucatán se produce caso el 40 por ciento de la miel de país, que según datos de la Sagarpa, en 2014 generó ingresos por mil millones de pesos.

La soya transgénica y los plaguicidas utilizados ponen en riesgo a las abejas en siete estados, según la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, pues señala que el nivel de afectación impide que éstas puedan quedarse en la zona porque cada vez tienen que volar más lejos para buscar bosques, además de que el uso de herbicidas y agrotóxicos las mata o las desorienta.

“Para proteger al campo mexicano, las abejas y las comunidades mayas de la tiranía de la soya transgénica, se debe declarar a la Península de Yucatán como zona libre de transgénicos ”, concluyó María Colín, representante legal de Greenpeace México.

Gracias a la documentación que se tiene del caso, también es posible saber que la zona maya de la Península de Yucatán no es la única afectada, sino que las  secuelas ahora ya se extienden a otros estados: Chiapas, Quintana Roo, Veracruz y San Luis Potosí.

Potencial del sureste

  • 40 por ciento
    de la miel de país se produce en las regiones de la Península
  • Mil mdp
    Fue el ingreso por miel al país  en 2014
  • 50 mil
    familias de la Península serían afectadas

Redacción
redaccion@multimedioscampeche.com