Un empleado de la delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) amenaza y extorsiona a empresarios campechanos obligándolos a certificarse a través de una consultora que administra junto con su hijo, en una abierta violación a la ley de servidores públicos.

Wilbert Alejandro García Arellano, jefe de Departamento de Seguridad y Salud en el Trabajo de la delegación federal, ha obtenido millones de pesos durante varios años bajo este esquema de extorsión y chantaje que también incluye a cámaras empresariales, en particular de Ciudad del Carmen, municipio donde se tiene el mayor flujo económico de las empresas, principalmente por la actividad petrolera, según una serie de documentos obtenidos por EL EXPRESO.

García Arellano, quien tiene un salario mensual neto de 14 mil 130 pesos, ha sido denunciado en numerosas ocasiones ante las autoridades federales por empresarios campechanos que han sido víctimas de sus amenazas y extorsiones, pero hasta el momento no han recibido respuesta, a pesar de haber exhibido depósitos hechos a las cuentas bancarias de su hijo y que varían desde 20 hasta 80 mil pesos por certificación, según copias en poder de este rotativo.

Antes de llegar a la jefatura del Departamento de Seguridad y Salud de la STPS, García Arellano se desempeñó como inspector federal del Trabajo, donde aprendió su esquema de extorsión y chantaje: llevar a cabo inspecciones, negarles la certificación exigida por la STPS para después presionarlos o obligarlos a contratar la empresa operada por su hijo, Consultoría ASICA S.A. de C.V., la cual brinda asesorías en los programas Declaración Laboral en Línea (Declaralab) y el programa de Autogestión y Seguridad y Salud en el trabajo. Una vez concluido el proceso de pago a su consultoría, Wilbert García, avala los estudios de ASICA y, desde su cargo de la STPS, da su aprobación a la empresa contratante constatando que cumplió con la normatividad.

Se calcula que ha extorsionado a por lo menos 100 empresarios campechanos en los últimos cinco años a través de su empresa ASICA, obteniendo ganancias de por lo menos 3.5 millones de pesos anuales de cada empresa que ha extorsionado, según un cálculo de los comprobantes de pago en poder de EL EXPRESO.

También podría interesarte  Distingue STPS a empresas 'familiarmente responsables'

Un ejemplo de la extorsión de García Arellano ha sido la empresa Edison Chouest Offshore México S de RL de CV, la cual ha desembolsado fuertes cantidades de dinero al empleado-extorsionador y a su hijo. Según comprobantes de transferencias bancarias, desde el 2012 ha hecho transferencias al socio-hijo Alejandro Otoniel García Escalante por la cantidad de 19 mil 430 pesos a la cuenta 021050040457520601.

“(Wilbert García) ha llegado a amenazar y a gritar a los empresarios de que si no hacemos las cosas a través de su Consultoría ASICA seremos sacados del programa Declaralab y Autogestión”, denunció un empresario contactado por EL EXPRESO.

Una revisión de este rotativo al portaltransparencia.gob.mx muestra que la remuneración de García Arellano no rebasa siquiera a los 20 mil pesos mensuales, pero en su cuenta de la red social Facebook muestra un estilo de vida con lujos. Según la consulta, es un empleado de confianza con la remuneración salarial OA1, es decir, con un salario base de 6 mil 855 pesos más 10 mil 190 de compensación garantizada, lo que hace un total de 17 mil 46 pesos mensual.

De hecho, en su muro de Facebook “posteó” la frase bíblica “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, a la que agregó: “Ojalá pueda leer esto la jefa y se dé cuenta de todo el mal que hace con su soberbia y mal aplicación del poder”.

Según la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, estos no pueden tener relación comercial alguna con quienes se encuentran directamente vinculados, regulados o a quienes supervisen. La sanción para el servidor que infrinja leyes es un castigo como cohecho y serán sancionados en términos de la legislación penal.

Redacción
redacción@multimedioscampeche.com