Cansado de los golpes, abusos, robos y del bullying que su hijo Nicolás sufría dentro de la secundaria donde asistía, su padre decidió ponerle fin a las agresiones: tomó una pistola y se encaminó a la Secundaria 196, “Justo A. Zamudio Vargas”, en la delegación Azcapotzalco.

En el patio del colegio abrió la “cangurera” en la que llevaba el arma de fuego, la sacó y la disparó para amenazar a los tres menores que abusaban de su hijo de 13 años de edad.

Al escuchar la detonación, los niños “agresores” salieron corriendo de la escuela. Huyeron dos cuadras a pie y luego subieron a un taxi, revelan reportes de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, que tomó conocimiento de este hecho la tarde de ayer miércoles.

A uno de esos menores ya lo habían expulsado del colegio por abusivo. Incluso lo descubrieron en una ocasión robado a sus compañeros. Aun así regresaba a la institución educativa solo para hacer lo mismo: atracar y abusar de sus ex compañeros.

Tras escuchar el disparo en el patio de la escuela, los padres y autoridades del colegio tuvieron que llamar a la Policía para pedir ayuda. El director del colegio Alejandro Castillo Chávez de 53, reportó la emergencia y agentes de la Secretaría de Seguridad Pública llegaron al lugar en unos minutos.

También podría interesarte  Depurarán autoridades el padrón de pescadores

Ahí los esperaba ya el papá de Nicolás. Según el reporte de las autoridades, el señor Arturo Quintero Olguín, de 32 años de edad, no intentó escapar, ni opuso resistencia al ver llegar a los uniformados.

Sacó aquella pistola calibre .25 marca Reven que había guardado ya en la “cangurera” y se las entregó a los uniformados. El señor Quintero Olguín aceptó ante los agentes lo que había hecho.

Les dijo que tenía que defender a su hijo y por eso había disparado el arma, aunque no había herido a nadie. En el patio de la escuela quedó el cartucho que disparó.

El hombre tuvo que ser detenido. Aunque fue llevado por los uniformados al ministerio público, ahí les ordenaron presentarlo en instalaciones de la Procuraduría General de la República acusado de la portación de arma y de disparar en una escuela pública. Los tres agresores de su hijo escaparon.

Con información de lapoliciaca.com