Lo que se prestaba para un día de campo con chapuzón incluido ante el inclemente calor, se convirtió en molestia y enojo.

Ayer, cerca de 20 padres de familia con sus respectivos hijos tuvieron que concluir abruptamente su visita al parque recreativo Ximbal, luego de que las fuentes fueron cerradas debido a que presuntamente un menor defecó en la concurrida zona refrescante.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 16:45 horas cuando decenas de niños y niñas jugaban en las fuentes encontrándose súbitamente con la sorpresa de las heces fecales en el lugar y cuyos residuos fueron jalados por la corriente contaminando el contenedor principal del popular parque recreativo.

Ante esto el personal del lugar ordenó el cierre inmediato de las fuentes bajo el argumento de que tendrían que desaguar el contendor principal y desinfectarlo, proceso que durará al menos dos días dejando fuera de servicio las fuentes.

Los padres y niños quedaron molestos al no poder acudir a otro sitio a sofocar el intenso calor, pero tampoco entendieron que el motivo fue por la salud de los mismos menores de edad.

Redacción
expresoweb@multimedioscampeche.com