La presunta donación de dos vehículos para el Ayuntamiento de Champotón al parecer fue con el fin de buscar ciertos privilegios en el municipio, ya que a decir de los ciudadanos esa es la manera en la que ciertas personas pueden hacer lo que les plazca en suelo champotonero.

De acuerdo con los ciudadanos, tal es el caso de las empresas Monserrat y Chakas, que con sus respectivos “apoyos” pueden hacer lo que quieran y a su antojo.

A decir de múltiples denuncias, la entrega de dos vehículos a la administración de Raúl Uribe Haydar tiene la intención que le solapen ciertas actitudes, pues dichas empresas son sinónimo de destrucción ambiental y hasta el momento siguen operando en ese municipio.

Así lo denunció un empleado del mismo Ayuntamiento, quien mencionó que esta administración, más que servir al pueblo, sirve a los intereses de empresas como Monserrat y Chakas, que continúan con la destrucción ambiental masiva con consentimiento de las autoridades municipales y de la delegación de la Profepa.

También podría interesarte  Emiten aviso preventivo por Fiebre Amarilla

“El alcalde presume de vehículos que fueron regalados por empresas para que laboren en el municipio, pero con eso ya se tienen bien servidos para que operen como quieran, (…) la empresa Chakas y la cementera de Seybaplaya (Monserrat) claramente están ocasionando un daño y en el municipio se les cobra su respectivo impuesto sin que se haga mención de nada”, dijo el trabajador.

“Por qué creen que el alcalde está tan calladito con el problema de lo que ocurre en Seybaplaya, ni las manos mete, pues está tan comprometido con la lana que entra de esas empresas que no ha hecho mención alguna”, agregó.

Redacción
redaccion@multimedioscampeche.com