Dos restaurantes de la ciudad y un contador jubilado del Gobierno del Estado recibieron llamadas de extorsión de supuestos miembros del crimen organizado; en un de los casos los empleados de un negocio fueron a comprar material médico que los estafadores les pidieron.

El domingo por la mañana, la hermana del contador de 66 años recibió una llamada del número 984 17 6 06 85, de donde una persona que se identificó como el ingeniero Rubén Salazar y dijo ser director de la Policía y amigo del ex empleado del Gobierno del Estado.

El estafador le pidió el número telefónico a la mujer para platicar con su hermano, la persona sintió confianza en el sujeto que llamó y por ello se lo dio.

A las 12:38 horas, el contador recibió una llamada telefónica donde supuestos miembros de los Zetas le pidieron dinero para proteger a sus familiares, tras recibir el mensaje, el conductor colgó.

También podría interesarte  Reportan seis intentos de extorsión en esta semana

En tanto, el personal del restaurante Scattola, ubicado en la avenida Resurgimiento, el domingo a las 20:10 horas recibió una llamada de supuestos miembros del crimen organizado que sostuvieron un enfrentamiento y por ello requerían material de curación.

Después de recibir la llamada, el personal del restaurant colgó y llamó al número de emergencia, generando movilización policiaca.

Mientras que a las 21:05 horas, los empleados del Burger King ubicado en la avenida María Lavalle Urbina y Román Piña Chan recibieron una llamada del número 477 19 9 69 60, la cual realizó un supuesto miembro de los Zetas, quien le pidió material de curación y sutura.

El gerente del lugar envió al empleado a comprar los medicamentos y el material para sutura, mismo que llevó al supuesto lugar de entrega, al cual nunca llegaron los delincuentes.

Jorge Pérez
redaccion@multimedioscampeche.com