Luego de la oleada de críticas y de las afectaciones al partido por diversas decisiones que se le atribuyen, el líder estatal de Morena, Manuel Zavala Salazar puntualizó que la expulsión de la diputada Adriana Avilez Avilez no fue por haber emitido su voto en contra de las bodas igualitarias sino por una resolución de falta de atención de procedimiento disciplinario que no quiso atender.

En entrevista, el líder morenista respondió a los señalamientos del alcalde de Calkiní, Emiliano Canul Aké, el fin de semana, quien lo acusó de tomar decisiones radicales que perjudican al partido, destacando que lo que sucedió con la diputada local no fue decisión de él sino del consejo nacional, pero además no fue por haber emitido su voto en contra de las bodas gay.

Explicó que el caso de la diputada se ha tomado como algo mediático que no fue decisión personal sino del partido a nivel nacional, pues la señora tuvo una falta de atención al procedimiento disciplinario que no quiso atender  y fue todo a nivel nacional.

“La diputada emitió su voto sin antes consultarlo al partido, su decisión fue respetada así como la de muchos militantes que no están de acuerdo con las bodas, pero no fue algo que decidiera personalmente y hay un resolutivo que lo avala”, señaló.

También podría interesarte  Critican a legisladores por el incremento en sus vales

Zavala Salazar destacó que ambas situaciones son diferentes ya que el alcalde de Calkiní está cubriendo a los priistas y todos sus malos manejos, por lo que debería de dejar de decir que todo es radical cuando sabe  que  las cosas en su administración no están nada bien y siguen los cuestionamientos a su trabajo.

En cuanto al dinero que ambos como parte de Morena deberían aportar para la universidad del municipio, el líder especificó que no es obligatorio por lo que no se les obligaba a pagar un monto establecido y quien quiera aportar lo puede hacer sin necesidad de ser del partido.

Roxana Vázquez Campos
redaccion@multimedioscampeche.com
Foto:Archivo