Una familia denunció ser víctima de abuso de autoridad por parte de los elementos de la Policía Estatal Preventiva que aseguraron a una persona dentro de su domicilio en la unidad habitacional Fidel Velázquez, pero al momento de la detención un agente dejó olvidada su arma dentro del predio.

A las 20:00 horas del domingo, dentro de su domicilio en el andador Puebla por calle Nayarit de la unidad habitacional se encontraba una persona de 42 años ingiriendo etílicos.

Aparentemente la persona fue reportada por faltarle el respeto a una mujer y por ello llegaron al domicilio los elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Los tres agentes que llegaron al lugar se metieron a la vivienda y sacaron a la persona que forcejeó con la autoridad y que fue defendido por su sobrina y su suegra.

Según dijeron, los elementos lesionaron a la sobrina en los dedos de la mano y de igual manera golpearon a la suegra.

También podría interesarte  Alertan por nueva modalidad de asaltos

En el forcejeo uno de los agentes de la PEP se le cayó el cinturón donde tenía la funda de su arma de cargo, pero ni cuenta se dio.

Los agentes se llevaron a la persona, mientras que su esposa llegó y al ver el arma en el suelo la agarró, de ahí marcó a la central de la PEP para reportar el hallazgo del arma y en represalias por haberlo reportado los elementos la amenazaron para que devolviera la pistola, de lo contrario se le acusaría de robo.

El denunciado fue llevado a un lugar dentro de la misma unidad habitacional donde presuntamente fue golpeado.

Los agentes regresaron por el arma de cargo, mientras que la familia denunció ante el Ministerio Público a los agentes que entraron al predio por abuso de autoridad.

Jorge Pérez
redaccion@multimedioscampeche.com