De nueva cuenta, choferes que se identificaron como campechanos y que laboran para la empresa trasnacional de transporte privado Uber, acudieron a las oficinas del Instituto Estatal del Transporte (IET) para solicitar una audiencia con el director de Transporte, Candelario Salomón Cruz.

Cerca de la 1:00 de la tarde, alrededor de 20 conductores que afirmaron operar para Uber y que presuntamente fueron suspendidos por ofrecer el servicio de transporte de manera ilegal y por no contar con las concesiones ni permisos adecuados, llegaron hasta el IET acompañados por el supuesto representante legal de la trasnacional, quien no se quiso identificar.

Sin embargo, al solicitar una audiencia con Salomón Cruz para que les sea firmada las boletas de infracción de las más de 80 unidades de Uber retenidas en el corralón, no quisieron esperar y decidieron abandonar las oficinas de esta dependencia estatal.

También podría interesarte  Estrena presidenta Junta de Conciliación

Al salir del edificio donde se encuentra ubicado el IET, ninguno de los choferes ni el supuesto representante legal de la empresa quisieron brindar declaraciones, aunque sí acusaron de que nadie los quiso atender por ser Uber.

Cabe mencionar que en el lugar también se encontraban algunos taxistas que esperaban para hacer diversos trámites y quienes sólo presenciaron los hechos sin intervenir de manera violenta.

Gilberto Ávila
redaccion@multimedioscampeche