Fue el corolario de los festejos. Anoche miles de fieles católicos, peregrinos de otras partes de la región o cristianos que acudieron desde sus hogares, llegaron al santuario guadalupano, en el barrio del mismo nombre, para conmemorar un aniversario más de las apariciones marianas en el cerro del Tepeyac.

Fue el obispo José Francisco González quien ofició una misa en su honor y bendijo las rosas con que el altar de la virgen se había saturado.

En su mensaje, monseñor recordó la tradición y la historia guadalupana, desde sus apariciones al indio Juan Diego y todo el culto que en torno a Guadalupe ha caracterizado la fe de los católicos mexicanos.

Aunque la llovizna de la noche frustró la procesión anunciada, las manifestaciones de fe y devoción de los proesentes no se dejó empañar.

También podría interesarte  Menor distraído choca la camioneta ¡de un diputado!

Fue un año de fortalecimiento de la tradición, luego de que se superara la cifra de peregrinos que arribaron al santuario campechano para hacer promesas y recibir protección de la imagen durante un año más.

Wilmer Delgado Rojas
wdelgado@multimedioscampeche.com