Las medidas anunciadas por los gobiernos federal y estatal para apoyar a la economía familiar ante las alzas de precios se deben de cumplir y volver una realidad, señaló el obispo José Francisco González González.

En entrevista, monseñor indicó que las acciones anunciadas, como el ajuste al gasto público, el recorte en salarios y gastos superfluos de altos funcionarios y la reducción del gasto corriente permitirán generar estabilidad económica en el sector más pobre de la población, siempre y cuando se cumplan y se destinen esos recursos a programas y acciones sociales.

Agregó que la gente más pobre es la que está más desprotegida, porque lo poco que ganan contrabajo y les alcanza para curbrir sus necesidades más básicas.

“Esperemos que no sean meros asuntos asistenciales en vez de favorecer la dignidad humana, lo que hace depender a la persona de una situación, sino que ayude a generar fuentes de empleo con salarios dignos, garantizando precios de productos básicos accesibles”.

Señaló que si un campesino, por ejemplo, trabaja y arriesga, y al final no saca para pagar lo que pidió prestado para trabajar la tierra, va a seguir endeudándose, lo mismo sucede con pescadores, con productores en general.

“Si esto ayuda para promover la producción y el bienestar y la dignidad de la familia, es bien visto”, expuso.

También podría interesarte  Rehabilitan Iglesia de San Francisquito

Indicó que las medidas también ayudarán a disminuir el gasto corriente, pues consideró que el Estado, en sus tres niveles de gobierno, es obeso, por lo que sí se puede eficientar el trabajo y gastar menos para invertirlo en obra pública, en servicios públicos, en salud, educación, en programas que ayuden a muchos a salir del círculo de la pobreza.

González González refirió que no se puede dejar de asistir a la gente pobre, que con el aumento en las gasolinas, la luz, el gas y, por tanto, en los demás productos, ya no pueden comprar para comer y vestirse y son golpeados por la situación económica imperante en este inicio del año.

“Lo que se dice se tiene que cumplir, porque si no volvemos a la mentira; si se dijo, que no sea un subterfugio sino que sea una realidad; reducir el cinturón como lo está realizando la gran mayoría de la población para que haya una solidaridad, que no haya una clase más beneficiada y otra clase maltratada y abandonada”, añadió.

También pidió que no se trate de una medida mediática, sino que se trate de una acción solidaria para que todos puedan enfrentar la crisis que padecemos.

Redacción
redacción@multimedioscampeche.com