“Ante una propuesta como voluntad anticipada hay que preguntarnos: ¿Cuál es el fondo filosófico que tienen?, es decir ¿Que a una persona se le considera como qué?, ¿Como una carga? Entonces puede ser que una mentalidad mercantilista está detrás y lo toma como un negocio que está en quiebra y hay que desparecerlo”, así respondió el monseñor Francisco González Gónzalez a la propuesta legislativa que sobre la voluntad anticipada que en las últimas semanas diputados y Sector Salud han expuesto.

En entrevista el Obispo de Campeche destacó que el ser humano no es comercio, dinero, inversión; las personas tienen una dignidad por encima de todo eso y que además en la enfermedad, en la postración, la persona humana muestra a la sociedad otro aspecto, es decir, el ser humano no solamente salud, bienestar y trabajo, tiene otras dimensiones y los enfermos enseñan mucho, pues un enfermo muestra que la vida es pasajera y efímera.

Dijo además que lo anterior, enseña al ser humano a ser reflexivo y lo guía a aprender cómo administrar la salud para que también cuando la perdamos, sepamos aprovechar la postración.

También podría interesarte  Confirman a Sarmiento en Pluri, crisis en el PAN

“Si alguien decide aplicarle a otra persona la voluntad anticipada, ¿Qué diferencia hay entre el suicidio asistido o el suicidio solicitado?; nos alarmamos de los suicidios y podemos nosotros favorecer este tipo de fenómenos sociales que atentan contra la salud de una sociedad; ¿Cuando alguien tenga que decidir o anticipar la muerte, para darle lo que eufemísticamente se conoce como muerte digna, después vienen los remordimientos de conciencia”, manifestó.

Monseñor enfatizó que si ya los remordimientos de conciencia están por los abortos procurados y favorecidos, eso no se borra, está dentro de la naturaleza humana.

“La vida no es propiedad personal, es un don recibido y lo que hay que hacer es cuidarla y valorarla hasta el último momento y ciertamente hay que quitar la visión comercialista de algunas instituciones u hospitales que por sacar dinero, muchas veces se encarnizan con un enfermo con el cual no hay mucho por hacer, pero que quizás pueda sanar” finalizó.

Roxana Vázquez Campos
redaccion@multimedioscampeche.com