Aunque se trató de una de las razones para solicitar su extradición, a las autoridades federales parece que se les puden caer los cargos por fraude en la compra de terrenos en el ejido de Lerma por parte de prestanombres de Javier Duarte de Ochoa.

Y es que, al acudir a una audiencia ante un juez, agentes del Ministerio Público tardaron más de una hora en responder una sola de las preguntas del ex mandatario veracruzano relacionada con las parcelas adquiridas en el ejido de Lerma.

Según información publicada por El Financiero, durante la audiencia, que duró cinco horas, el exgobernador puso en ‘jaque’ a tres agentes del Ministerio Público, quienes sufrieron para acreditar la acusación que la Procuraduría General de la República (PGR) le hizo para convocar a su extradición.

Y es que Duarte de Ochoa pidió aclaración a la PGR de las imputaciones en su contra, señalando que así tendría elementos que le permitan tener acceso a una defensa adecuada. Es por eso que solicitó a la PGR que informara cómo llegó a la conclusión de que dichas propiedades fueron adquiridas con dinero del erario de Veracruz y cómo se le vinculó con su compra.

Los agentes del Ministerio Público tardaron más de una hora en responder una sola de las preguntas, dejando al descubierto ineficiencia de la PGR pues proporcionaron información errónea, incompleta y contradictoria, lo que ameritó que Duarte, su defensa y el propio juez Gerardo Moreno García, los exhibieran por no estar preparados.

Duarte de Ochoa se dijo sorprendido de que los agentes del Ministerio Público tardaran tanto en responder una pregunta y que lo hicieran mal. En tanto su abogado señaló la falta de preparación de los MP.

Eso con todo y que apenas la semana pasada Pedro Celestino May Can, ejidatario de Lerma, presentó actas de asamblea y domicilios falsificados que presuntamente utilizaron los prestanombres de Javier Duarte para la compra de las parcelas.

También podría interesarte  Incineran 134 kilos de cannabis decomisado

Fue ante el Tribunal Unitario Agrario donde presentó seis actas de Asamblea certificadas en el Registro Agrario Nacional en el 2011, en las cuales al parecer Moisés Mansur Cysneiros, uno de los prestanombres, falsificó firmas y utilizó nombres de ejidatarios muertos en las mismas asambleas, así como los domicilios que dieron para cubrir los requisitos.

Al mismo tiempo señaló que los cómplices de Duarte utilizaron domicilios falsos de los propios ejidatarios, además de que mencionó que entre los nombres de los presuntos prestanombres están Antonino Almazán Arteaga, Moisés Mansur Cysneiros, Abel Muñoz Lagunes, Miguel Velázquez Nieva, Santa Bartola Acuña, Alfonso Ortega López, Luis Alberto Ku Flores, Rafael Genero Rosas Bocardo, entre otros.

Recordó que de las 800 parcelas, Antonino Almazán Arteaga y Miguel Velázquez Nieva se quedaron con 600 parcelas escrituradas a nombre de varios prestanombres, y a los ejidatarios les vino quedando un total de 200 parcelas que fueron llevadas al notario público Enrique Castilla Magaña, donde ellos hicieron una sesión de derecho de sus 45 hectáreas que les toca a cada uno de los ejidatarios, a los cuales les pagaron una cantidad de 230 mil pesos, esto el 30 de marzo del 2009.

Roxana Vázquez Campos
redaccion@multimedioscampeche.com