En los últimos días, la afluencia al estacionamiento del ‘Nelson Barrera Romellón’, donde se comercializan de manera legal y bajo vigilancia juegos pirotécnicos, fue a un ritmo de 200 personas diarias.

Así lo informó el director de Protección Civil del Ayuntamiento, Galo Alonso Barrancos, quien sin embargo dejó entrever que también hay quienes se dedican al contrabando de estos productos y ya se dieron las primeras afectaciones.

En el Nelson Barrera pueden verse diseminados entre cinco y seis puestos de pirotécnica, donde se venden palomitas, chifladores, petardos, huevitos, abejorros, cohetes y demás parafernalia de estas fiestas decembrinas.

Pero también se pueden ver las medidas de seguridad, como el hecho de que los puestos estén ubicados a prudente distancia unos de otros, que cuenten con extintores, arena y tambores de agua. Sin olvidar la presencia de cuerpos de emergencias.

También podría interesarte  Suicidio asistido traerá daños sociales: Iglesia

Pese a ello, Alonso Barrancos reveló que se ha introducido a la ciudad el contrabando de esos productos, almacenándose y vendiéndose de manera ilegal y peligrosa, por lo que se investiga la procedencia y la comercialización para aplicar la ley.

El fin de semana una vivienda en Solidaridad Urbana fue afectada por pirotecnia ilegal, y una casa en Calkiní fue consumida totalmente por las llamas.