Por fin, después de varios años de elaboración del proyecto, este miércoles fue presentada la iniciativa de la Ley de Salud Mental, la cual fue enviada por el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas a la Diputación Permanente.

Dicha iniciativa de ley está conformada por 68 artículos y 10 capítulos; en ellos, se establecen los principios fundamentales, los valores, y los programas de salud mental que se requieren para la entidad.

Asimismo, ésta constituye un ordenamiento legal en la que se garantizan los derechos de las personas que padecen algún trastorno mental, ya que son un sector vulnerable de la sociedad, que se enfrentan a la estigmatización, a la discriminación y a la marginación de las sociedades que les rodean.

De acuerdo con lo establecido por la OMS y la OPS en el mundo, los trastornos mentales constituyen un serio problema de salud pública. En el estado de Campeche, se confirma que las enfermedades mentales, neurológicas y el abuso de sustancias cobran cada vez tienen un mayor objeto de relevancia.

Según las estadísticas del Inegi 2015, este estado es una de las tres entidades con mayor tasa de suicidios en los últimos años. La Secretaría de Salud estatal, reportó 78 suicidios consumados en el 2011, 65 en el 2012, 79 en el 2013, 90 en el 2014, 82 en el 2015; afectando en un 89.69 % a los hombres y a las mujeres en un 19.31 %, de los cuales el 37% eran solteros, 28% casados, 21% en unión libre; el 25 % contaba con nivel básico y el método utilizado es ahorcamiento con un 87%.

También podría interesarte  Cumple PRD y se estrena en transparencia

Para reducir esta disparidad y responder a este reto creciente, esta iniciativa de ley incluye las garantías respecto a: la accesibilidad a la atención, cuidados de alta calidad, la rehabilitación y el seguimiento, la integración de los enfermos mentales en la comunidad, y por supuesto la prevención de las enfermedades mentales y la promoción de la salud mental en los todos sectores de la sociedad.

Implementar un modelo de atención en salud mental exigirá que se fomente la promoción y la prevención, por lo cual es necesario destacar la importancia de abordar los trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias; así como actividades para mejorar acciones y servicios.

Gilberto Ávila.