Muy lejos se ve un acuerdo entre el Ayuntamiento de Campeche y su base trabajadora, sobre todo luego de que las autoridades municipales rechazaron en tono tajante cualquier posibilidad de incremento salarial, como en cambio sí lo hizo el Gobierno del Estado a sus empleados de más bajos salarios.

Como se recordará, la Sección Sindical de la Comuna tiene un emplazamiento a huegla que aún se resuelve en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pero que podría estallar en cualquier momento y con ello paralizar los servicios públicos.

Para las autoridades municipales, el 12 por ciento de incremento salarial que exige el sindicato de Manuel Bonilla Carrillo es inadmisible, pues asegura que la ley sólo permite un alza del 2.5 por ciento y lo único que ofrecerá será un dos por ciento.

También podría interesarte  Investigan violación de paciente psiquiátrica en la ciudad

A este conflicto se le suma el de los trabajadores sindicalizados que fueron desplazados de sus áreas por el Ayuntamiento, lo que el sindicato ha calificado como una agresión y casi como un despido.

El ‘maltrato’ a los empleados ha llevado a las tensiones con la Comuna, pero tal parece que no hay capacidad de diálogo ni voluntad para resolver el problema, pues el Ayuntamiento simplemente dice que no a todas las propuestas de la base trabajadora.

Wilmer Delgado Rojas.