Al igual que muchos predios baldíos en la capital del Estado, el terreno ubicado a la entrada del fraccionamiento San Antonio, a un costado  de la carretera antigua Mérida-Campeche, continúa utilizándose como un vertedero. 

Pese a que los vecinos del lugar han solicitado durante muchos años la limpieza de dicho predio, el problema se mantiene.

En el lugar, que hace más de veinte años se situaba a las afueras de la población, pero que ahora ha sido absorbido por la mancha urbana, se pueden observar todo tipo desechos,  orgánicos e inorgánicos. Los vecinos temen que con las altas temperaturas, se propicie un incendio en el lugar.

También podría interesarte  Incautan cigarros ilegales en un retén de Calakmul

Redacción.