Ante la indiferencia de las autoridades, desde hace treinta años Francisco José Cahuich, ha dedicado algunas horas de su tiempo al mantenimiento oportuno de la calle Leovigildo Gómez con Perú de la colonia Polvorín.

A pesar de que no es su obligación, apoyado con una cubeta coloca material de relleno en los enormes baches, que por meses se encontraban en dicha intersección.

Molesto, asegura que a lo largo de treinta años, tiempo en que lleva realizando esta actividad, ninguna autoridad  le ha brindado ayuda, ni con material ni herramientas.

Con esta iniciativa, don Francisco pretende corregir el mal estado de las calles, sin embargo ante la falta de herramientas y materiales, sus esfuerzos se desvanecen en la temporada de lluvia, cuando proliferan los baches debido a los encharcamientos.

Redacción.