Luego de que esta semana se diera a conocer que la delegación Campeche del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) interpondría una demanda en contra del Ayuntamiento de Campeche por la demolición del 60 por ciento de una casona histórica ubicada en calle Tamaulipas en Santa Ana, ahora dicha institución ha decidido dar marcha atrás, pidiendo únicamente la restitución de la fachada, pese al grave daño causado al Patrimonio Cultural de la ciudad.

 El representante legal del INAH, Jorge Aguilar Montero, ofreció ayer una rueda de prensa acompañado por la delegada Adriana Velázquez Morlet, en la que reconoció que el Ayuntamiento no respetó el dictamen de la institución que otorgaba el permiso solamente para limpieza, retiro de escombro y demolición de techos dañados de la vivienda histórica

Precisó que la demolición total pudo haber sido justificable,  pero la Comuna prefirió ignorar al Instituto y actuar por su cuenta, no notificando al INAH la existencia de una grieta que se encontraba sobre los muros, decidiendo unilateralmente que se derribara gran parte del edificio.

Contrario a la infinidad de trabas y sanciones que el INAH aplica a los propietarios de viviendas del Centro Histórico y barrios tradicionales cuando desean realizar algún tipo de mantenimiento, rehabilitación o modificación fachadas de las casas históricas, llegando incluso a demandas ante el Ministero Público, en este caso decidió “perdonar” al Ayuntamiento, desistiendo del proceso ante la  Fiscalía General de la República, del cual en días pasados EL EXPRESO, por una fuente al interior del INAH, detalló se llevaría a cabo.

El propio Aguilar Montero expuso que la Comuna no reconstruirá la totalidad del edificio derribado por la inexperiencia de sus técnicos en el manejo de casas históricas, sino solamente levantará las paredes que constituían la fachada del inmueble.

Aguilar Montero detalló además que el dictamen se dará a conocer dentro de dos semanas, mientras que el costo real de esta reedificación lo dará a conocer el departamento de Obras Públicas del Ayuntamiento, aunque expertos consultados por este rotativo en días pasados señalaron que el costo oscilaría entre 1 y 3 millones de pesos, dependiendo de los materiales utilizados y los metros cuadrados a intervenir, recursos que bien podrían ser utilizados para mejorar servicios públicos y que ahora se destinarán a cubrir errores de funcionarios municipales.

Eunice Cruz Molina.