Dos científicos del Instituto Tecnológico de Chiná (ITC) en Campeche encabezan el proyecto para la crianza de insectos llamados crisopas, mismos que contrarrestan las plagas en los sembradíos.

Su producción lleva una serie de pasos y es meticulosamente cuidada por los investigadores: desde mezclar las larvas con salvado, en un inicio; hasta su alimentación.

Estos pequeños pueden limpiar hasta 15 mil hectáreas de terreno, además tiene otra gran ventaja: No es toxico, ni cancerígeno, es barato y al adoptar este método se garantizan alimentos mucho más sanos.

Este laboratorio, antes llamado Instituto Tecnológico Agropecuario No. 5, es el único en el país que se dedica al cultivo y cosecha de estos insectos.

Redacción.