La ciudadana francesa está condenada a una pèna de 60 años en neustro país.

Agencia El Universal

MÉXICO, D.F.(EL UNIVERSAL).- Los padres de la ciudadana de origen francés, Florence Cassez, afirmaron tener apoyo del presidente electo de su país, Francois Hollande, para obtener la libertad de su hija, sentenciada en México a 60 años de cárcel por secuestro y presa en el Reclusorio Femenil de Tepepan.

Al concluir la segunda presentación del libro “A la Sombra de mi Vida” que Florence Cassez, escribió desde prisión y que tuvo lugar en el Centro de Cultura Casa Lamm en la ciudad de México, la madre de Cassez, la señora Charlotte Crépin, informó que el presidente electo y su partido el socialista, más de 200 políticos de su país entre senadores, diputados y el propio alcalde de París, les han manifestado su total respaldo a la causa de si hija.

Además, dijo que existe un comité de apoyo que promueve la solidaridad en torno a su hija y dijo estar convencida de que el presidente Hollande, apoyará el caso como en su momento lo hizo Sarkozy.

También podría interesarte  Hallan cadáver flotando en Campeche

Charlotte Crépin señaló que si la resolución del amparo promovido a favor de Florence Cassez, es negativa continuarán su lucha acudiendo a todas las instancias internacionales posibles, a partir de lo que sus abogados determinen.

Comentó que llegaron a México antes del cambio de gobierno en su país y aunque no pretenden permanecer hasta que haya una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, vendrán con cierta periodicidad para estar al pendiente de la situación de su hija.

Durante la presentación del libro de su hija, la señora Charlotte Crépin de Cassez, dijo que con apenas una semana en nuestro país a diario han visitado a su hija y han encontrado en muchas personas la simpatía por el caso de su hija y rechazó que hasta el momento hayan tenido algún contacto con autoridades del gobierno mexicano y negó que Florence haya recibido algún amenaza dentro de prisión.

Mencionó que la familia de Florence está convencida de que la Suprema Corte, puede ofrecer una resolución objetiva y apegada a derecho, aunque lamentó que el gobierno mexicano no esté dispuesto a apegarse a la justicia.