Un hombre, centro, se duele de la muerte de un hermano por el estallido de una bomba en un autobús cerca de la ciudad paquistaní de Peshawar el viernes 8 de junio de 2012. (Foto AP/Mohammad Sajjad)

Agencia AP

PESHAWAR, Pakistán  — Una bomba destrozó el viernes un autobús atiborrado con empleados gubernamentales y otros civiles en el noroeste de Pakistán y mató a 19 personas en un ataque que recordó la continua amenaza de los milicianos a pesar del significativo descenso en la violencia en el último año, dijeron las autoridades.

El funcionario policial Zafar Khan dijo que el ataque se produjo cerca de la ciudad de Peshawar. La explosión también dejó 42 heridos.

El autobús estaba cerca de la ciudad de Peshawar cuando la bomba colocada en su interior explotó, destruyendo casi por completo al vehículo, que tenía una colorida decoración. Entre los muertos había siete mujeres, dijo el oficial de policía Tahir Ayub Khan. Otras 35 personas resultaron heridas en el estallido, añadió.

Nadie se ha adjudicado la responsabilidad del ataque, pero el Talibán de Pakistán ha cometido centenares de atentados similares en el país.

También podría interesarte  Kalimba presenta su nuevo proyecto musical: The Fishes

Peshawar está cerca de la región tribal semiautónoma de Pakistán, el principal santuario de milicianos talibanes y sus aliados en el país. La ciudad ha sido blanco de muchos ataques con bombas en los últimos cinco años. La violencia ha disminuido en el último año, pero los ataques aún se producen con relativa frecuencia.

La menor violencia se debe en parte a las operaciones de las fuerzas armadas paquistaníes contra el Talibán en varios puntos de la región tribal.

Uno de los pasajeros, Jalal Khan, de 14 años, estaba parado en el pasillo del autobús cuando la bomba explotó y un pedazo de metal le hirió el brazo derecho.

“Todos caímos al piso del autobús y la gente empezó a clamar por ayuda con desesperación”, dijo Khan cuando era atendido en un hospital local. “No podía ver nada porque había mucho humo y no se podía respirar bien”.

Varios vecinos llegaron al lugar de la explosión y subieron a víctimas ensangrentadas en taxis, camiones y otros vehículos privados para llevarlas al hospital, mostraron imágenes de la televisión. Las autoridades llevaron a una mujer al hospital en una camilla. La mujer iba cubierta con una cobija y sus ropas estaban empapadas de sangre.

El autobús salió de una oficina gubernamental en Peshawar y se dirigía a la cercana ciudad de Charsada, dijo uno de los heridos, Mohammed Javed, de 35 años.