Un grupo camina frente a las banceras de naciones europeas frente al Parlamento Europeo en Bruselas el 12 de octubre del 2012. La Unión Europea ganó el viernes el Premio Nobel de la paz por sus esfuerzos por promover la paz y la democracia en el continente (AP Foto/Geert Vanden Wijngaert)

Associated Press

LONDRES (AP) — Mientras algunos europeos recibieron orgullosos la noticia de que la Unión Europea había ganado el Premio Nobel de la paz, una vasta gama de escépticos manifestó su oposición.

Para muchos en el bloque de 27 naciones, la UE es una aglomeración supervisada por una pesada burocracia dedicada a regularlo todo, desde el queso hasta las cuotas de pesca. Establecida sobre objetivos nobles después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, ahora aparece a ojos de los críticos como impotente, en medio de una crisis de la deuda que ha ensanchado las divisiones entre norte y sur, ha amenazado la divisa europea y ha sumido a varios miembros, desde Grecia hasta España, en el caos económico.

Los ruidosos políticos anti-UE, conocidos como euroescépticos, manifestaron su desdén.

“Primero Al Gore, después Obama, ahora esto. La parodia se repite”, comentó en Twitter Daniel Hannan, un legislador europeo del Partido Conservador Británico. El presidente estadounidense Barack Obama ganó el Nobel de la paz en 2009, menos de un año después de ser elegido, mientras Gore, ex vicepresidente, lo obtuvo en 2007 por su campaña contra el cambio climático.

Nigel Farage, titular del Partido de la Independencia, que desea retirar a Gran Bretaña de la unión, calificó el premio como “una absoluta desgracia”.

Y el legislador populista holandés Geer Wilders se preguntó: “El Premio Nobel para la UE en momentos en que Bruselas y toda Europa se sumen en la miseria. ¿Qué vendrá después?”

También podría interesarte  Escándalo en una prepa: bullying y acoso sexual

Gran Bretaña, miembro de la UE desde los años 70, tuvo una reacción con sordina. El primer ministro David Cameron no formuló comentarios. Y el ministerio de relaciones exteriores dijo que el premio “reconoce el papel histórico de la UE para promover la paz y reconciliación en Europa”.

El legislador conservador y ex secretario de relaciones exteriores, Malcolm Rifkind, cuyo partido está profundamente dividido sobre el papel británico en la UE, probablemente habló por muchos de sus compatriotas británicos cuando calificó la decisión de excéntrica.

“Si quieren otorgar el premio por preservar la paz en Europa, deberían dividirlo entre la OTAN y la UE”, afirmó. “Hasta el final de la Guerra Fría, fue la OTAN más que nadie la que preservó la paz”.

Otros elogiaron el papel de la unión para reunificar la Europa poscomunista pero señalaron también su mayor fracaso: la incapacidad para detener las sangrientas guerras en los Balcanes durante los años 90.

Algunos europeos se preguntaron si los 500 millones de residentes podían compartir la gloria, como también el premio de 1.200.000 dólares.

“¿Acabo de ganar el Premio Nobel? ¡Qué maravilla!”, tuiteó el presentador británico Piers Morgan de CNN.

“Como miembro de la UE, estoy encantado de aceptar el Premio Nobel de la Paz”, bromeó el dramaturgo británico Dan Rebellato en Twitter. “Lo mantendré en el cuarto de huéspedes, en caso de que alguien quiera verlo”.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, envió un telegrama de felicitación “más sincera” a los titulares del consejo Europeo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

“Efectivamente, el proyecto de integración encarnado en la Unión Europea ha proporcionado a Europa el periodo mas largo de paz estabilidad y prosperidad de toda su historia”, señaló Rajoy. “Pero además, creo firmemente que este galardón constituye un reconocimiento justo a la contribución del proyecto europeo a la paz, la estabilidad y el desarrollo del mundo en su conjunto. Más de sesenta años después de su concepción, la Unión Europea constituye el modelo más exitoso de integración económica y política de la historia de la humanidad y una fuente de estabilidad regional e internacional”.