EL UNIVERSAL

Un reporte del Congreso de Estados Unidos pone en duda la estrategia de seguridad planteada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, principalmente, en materia de combate directo al crimen organizado.
El documento elaborado por el Servicio de Investigación del Congreso (CRS, por sus siglas en inglés), señala los “potenciales conflictos” que podrían surgir en las relaciones bilaterales México-EU a raíz de los cambios que la nueva administración implementará en la lucha contra el narcotráfico.
Detalla además que el nuevo gobierno podría priorizar los asuntos económicos sobre los de seguridad, siendo estos últimos los que han enmarcado la cooperación entre ambos países en los últimos años.
El reporte que lleva por nombre “La nueva administración de México: Prioridades y Asuntos Clave en la Relación México-EU”, pone especial énfasis en la intención del presidente Peña Nieto en medir el éxito de su estrategia con base a la disminución de delitos, y no tomando como parámetro las cantidades de droga decomisada o de detenciones de cabecillas de los cárteles.
“El presidente Peña Nieto ha prometido continuar con la cooperación en materia de seguridad entre México y EU; sin embargo, lo ha hecho con un mayor énfasis en la reducción de la violencia que en el combate directo el tráfico de drogas”, advierte el análisis elaborado para los congresistas.
Ante este panorama, continúa el informe, miembros del Congreso de EU están preocupados sobre si las relaciones bilaterales se verán afectadas ahora que el control en la presidencia ha cambiado.
“Este cambio (en la estrategia) podría generar tensiones en los esfuerzos de EU para combatir a las organizaciones criminales transnacionales mexicanas”. Y continúa: “Cualquier intento del gobierno de Peña Nieto de negociar con grupos criminales o legalizar ciertas drogas, despertaría sin lugar a dudas las preocupaciones en el Congreso”.
El documento, que examina la situación actual de la cooperación bilateral bajo los términos de la Iniciativa Mérida, señala que la mera existencia de los poderosos cárteles mexicanos de la droga podría arruinar el éxito de ese eje principal del plan de Peña Nieto en materia de seguridad.
Aunque la propuesta del presidente Peña Nieto coincide con dos de los pilares de la Iniciativa Mérida -fortalecimiento institucional y reconstrucción del tejido social-, el informe afirma que existen detalles en los que se tiene que ahondar y que podrían generar conflictos para cumplir el eje más importante de este plan conjunto: la desarticulación de las organizaciones delictivas.
El informe expresa dudas sobre el proyecto de creación de la gendarmería nacional. De acuerdo con el reporte, este cuerpo policiaco podría quedar fuera de los apoyos que otorga EU a México a través de la Iniciativa Mérida.
Si esta gendarmería no cuenta con la autoridad para realizar detenciones, “no será apta para recibir asistencia de seguridad en los EU”, advierte el informe.
Consultada por EL UNIVERSAL sobre la postura del gobierno mexicano a este reporte, la Cancillería mexicana dijo que “la relación entre Estados Unidos y México se ha conducido bajo principios de respeto mutuo y responsabilidad compartida, y estos principios se han ratificado por ambos gobiernos al más alto nivel en fechas recientes”.
La Cancillería añadió que “es importante señalar que el primero de los ejes de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto corresponde al tema de seguridad de los ciudadanos. De este eje se han publicado ya las líneas estratégicas, cuya implantación está en curso”.
Además, recordó que “la coordinación interna de la implantación de las estrategias la conduce la Secretaría de Gobernación, mientras que el diálogo con Estados Unidos se articula desde la Cancillería”