Molestia. Una manifestante semidesnuda protesta contra el presidente ruso Vladimir Putin

Associated Press

AMSTERDAM (AP) — Vladimir Putin enfrentó a decenas de manifestantes que iban desde defensores de los derechos de los homosexuales hasta feministas semidesnudas mientras visitaba Alemania y Holanda, pero el presidente ruso se mostró impávido ante el furor.

En Hannover, Alemania, la canciller Angela Merkel criticó el historial de Rusia en derechos humanos en una conferencia de prensa. Luego, activistas semidesnudas del grupo feminista ucraniano Femen corrieron hacia él gritando “¡Putin dictador!”, antes de ser detenidas.

Más tarde, hizo algunos comentarios sobre el incidente y sobre los holandeses que protestaron por la aprobación en Rusia de una ley que prohíbe la “propaganda homosexual”.

“No tuve tiempo de desayunar, por eso me hubiera gustado más si enseñaran alguna salchicha o tocino, no las bellezas que mostraron”, dijo en conferencia de prensa en Amsterdam. “Gracias a dios que los homosexuales no se desvistieron aquí”.

En Amsterdam, más de 1.000 activistas de los derechos de los gays se manifestaron afuera de donde Putin se reunió con el primer ministro Mark Rutte, además de que había banderas arcoíris a media asta en toda la ciudad.

También podría interesarte  Reitera sus 15 propuestas ante la Canaco

Los manifestantes le abuchearon y silbaron a Putin cuando llegó al museo Hermitage, mientras que Amnistía Internacional colocó cintas amarillas como de la policía en varias zonas donde avisaba “esta es una zona libre de derechos humanos”.

La iniciativa de ley rusa castiga con multas de hasta 16.000 dólares los actos públicos de homosexuales y distribuir información sobre la comunidad gay, bisexual o trasexual. La medida todavía debe ser aprobada por el Parlamento y firmada por Putin.

Rutte dijo a Putin que para los holandeses, los derechos homosexuales están “inextricablemente vinculados con los derechos humanos”. En 2001, Holanda se volvió el primer país en el mundo el legalizar el matrimonio gay.

Putin respondió a la crítica diciendo que los derechos de los homosexuales no se violan en Rusia.

“Esta gente, al igual que otra, tiene todos los derechos y libertades”, expresó.

Rusia despenalizó la homosexualidad en 1993, pero persiste una fuerte homofobia y las autoridades frecuentemente prohíben las marchas de orgullo gay.