Destrucción. Al menos 75 domicilios quedaron inhabitables

EL UNIVERSAL

Al menos 35 personas murieron en la explosión del pasado miércoles en una planta de la fertilizantes en Texas, reportó el alcalde de West, Tommy Muska en entrevista para “USA Today”.

En esta primera cifra también el alcalde incluyó a cinco bomberos voluntarios de la ciudad, cuatro rescatistas y un bombero de Dallas que no se encontraba en servicio pero brindó su ayuda tras el estallido de la noche de este miércoles que produjo un incendio en la fábrica de fertilizantes. Además de dos voluntarios cuya muerte se presume. El resto de las víctimas mortales son residentes de las zonas cercanas a la planta.

En esta entrevista, el alcalde, quien anteriormente calculaba hasta 15 muertos por la explosión, aclaró que no todos los cuerpos han sido recuperados.

También podría interesarte  Planta de tratamiento de aguas es entregada

La explosión dejó severos daños materiales en una zona residencial cercana, así como en una escuela y un asilo de ancianos, inmueble que fue evacuado. Al menos 75 domicilios fueron destruidos y se desalojaron a casi la mitad de los 2 mil 800 habitantes de esta ciudad ubicada al norte de Waco.

El estallido, que incluso provocó un movimiento telúrico de 2.1 grados, pudo sentirse a 70 kilómetros de distancia, una sacudida que muchos vecinos notaron como si de una bomba nuclear se tratara, mientras que otros creyeron que se había tratado de un terremoto.