Reconocimiento. La nación tiene una deuda de gratitud con los agentes y con el pueblo de Boston

Associated Press

WASHINGTON (AP) — La captura de un sospechoso por el atentado en el Maratón de Boston cierra “un capítulo importante en esta tragedia”, consideró el presidente Barack Obama, quien sin embargo reconoció que hay todavía muchas preguntas por responder sobre los móviles de los dos presuntos autores del ataque que conmocionó al país.

“Las familias de quienes murieron de una forma tan insensata merecen esas respuestas”, dijo Obama, quien tachó de “terroristas” a los sospechosos.

El mandatario habló en la Casa Blanca alrededor de las 10.00 de la noche (0200 GMT), una hora después de que las autoridades detuvieron a Dzhokhar Tsarnaev, un joven de 19 años que se parapetó en una lancha almacenada en un vecindario de Watertown, Massachusetts, desde donde se enfrentó a tiros a las autoridades. Su hermano mayor pereció en las primeras horas del viernes, cuando ambos intentaban huir de la policía.

También podría interesarte  Ataque de Israel provoca ira en Damasco

Obama dijo que la nación tiene una deuda de gratitud con los agentes y con el pueblo de Boston, por su ayuda en la búsqueda de los presuntos responsables de los bombazos. Esa ciudad y buena parte de sus suburbios se paralizó el viernes mientras las autoridades lanzaban una colosal operación para buscar a los sospechosos.

“Determinaremos qué ocurrió”, prometió Obama. “Investigaremos cualquier relación que estos terroristas hayan tenido y continuaremos haciendo lo necesario para mantener protegido a nuestro pueblo”.