Aumentan ataques. El conflicto se ha intensificado en la frontera sirio-libanesa

Associated Press

BEIRUT, Líbano (AP) — Dos cohetes sirios cayeron en Líbano el martes, lo que provocó daños y aumentó las tensiones entre las comunidades chiíes y suníes en el país a causa de la guerra civil en la vecina Siria, dijeron funcionarios en Beirut.

En Siria, dos obispos que fueron secuestrados cuando viajaban en las afueras de la ciudad de Alepo fueron dejados en libertad el martes, menos de 24 horas después de que pistoleros los sacaron de su auto y mataron a su chofer.

En las últimas dos semanas ha habido un notable incremento en los ataques con morteros y cohetes a lo largo de la frontera sirio-libanesa. Los cohetes, al parecer disparados por rebeldes sirios, han caído mayormente en áreas chiíes en Líbano, matando al menos a dos personas y haciendo blanco cada vez más adentro de territorio libanés.

Dominado durante décadas por su vecino, Líbano ha estado en ascuas desde que comenzó el alzamiento popular contra el presidente Bashar Assad en Siria en marzo del 2011. Los dos países comparten una compleja red de lazos y rivalidades sectarios, y el conflicto en Siria ha dividido más a a Líbano.

Grupos pro y anti Assad en Líbano se en enfrascado en una serie de violentos choques. Muchos chiíes libaneses apoyan a Assad, cuyo régimen es dominado por miembros de su secta alauí, parte el chiismo. Los libaneses suníes respaldan a los rebeldes, que son mayormente de la mayoría suní siria.

También podría interesarte  Gio y Vela en el "top" 5 de España

Dos clérigos suníes libaneses avivaron el fuego aún más el lunes, llamando a una guerra santa contra Assad.

La acalorada retórica, junto con un incremento de la violencia a lo largo de la frontera, han llevado a temores entre los libaneses de que su país pudiera verse arrastrado a la guerra civil de sus vecinos.

Ahora en su tercer año, el conflicto está en un violento impasse, con los rebeldes controlando gran parte del norte de Siria mientras que el gobierno controla Damasco, la costa del mediterráneo y las principales ciudades del occidente, excepto la disputada Alepo, eje comercial del país.

Uno de los cohetes del martes cayó en una casa en construcción en el borde de la ciudad nororiental de Hermel, cerca de la frontera con Siria, dieron funcionarios en Beirut. El otro cayó en un campo, añadieron, hablando a condición de anonimato porque no estaban autorizados a declarar a reporteros.

Rebeldes sirios acusan a la milicia chií libanesa Jezbolá de luchar junto con las tropas sirias y atacar a rebeldes desde dentro de territorio libanés. Aunque Jezbolá ha expresado su respaldo al gobierno sirio, niega haber tomado parte en combates.