Destrozado. Los vehículos que se encontraban cerca de la explosión quedaron inservibles

Associated Press

DAMASCO (AP) — El primer ministro de Siria escapó con vida de un intento de asesinato el lunes, cuando una bomba estalló al paso de su caravana en Damasco, dijo la prensa estatal, en el más reciente ataque contra un alto funcionario del régimen del presidente Bashar Assad.

El primer ministro Wael al-Halqi resultó ileso del ataque en el barrio occidental de Mazzeh, precisó la televisión estatal. La televisión mostró imágenes de varios vehículos severamente dañados y escombros en la zona de la explosión, mientras los bomberos apagaban un incendio causado por el estallido.

La agencia noticiosa estatal dijo que varias personas murieron en la explosión, al tiempo que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que el estallido mató al menos a cinco personas, incluyendo dos guardaespaldas de al-Halqi y uno de los choferes de la caravana.

Como evidencia de que el premier estaba ileso, la estación televisiva estatal Al-Ikhbariya dijo que al-Halqi participó en una reunión semanal regular con un comité económico tras el atentado. La televisora transmitió video del primer ministro sentado a una mesa junto con otros funcionarios.

Pero en comentarios tras la reunión, al-Halqi no mencionó la explosión ni recibió preguntas de los reporteros sobre el atentado, lo que deja dudas sobre si las imágenes fueron tomadas antes o después del ataque.

La agencia estatal, en tanto, dijo que al-Halqi afirmó que el intento de asesinato expone cómo los grupos armados están “en bancarrota” luego de los más recientes avances de las tropas sirias en el país.

El conflicto sirio comenzó con protestas pacíficas contra el gobierno en marzo del 2011, pero eventualmente se volvió una guerra civil que ha matado hasta ahora a más de 70.000 personas, de acuerdo con cifras de la ONU.

De acuerdo con la televisión estatal, el ministro de Información Omran al-Zoubi dijo que atacar a al-Halqi, que está a cargo de implementar el programa político para poner fin a la crisis en Siria, demuestra que algunos en la oposición “rechazan una solución política”.

En enero, al-Halqi formó un comité ministerial para conducir un diálogo con grupos opositores. El diálogo es parte de gestiones para implementar un plan de paz, incluyendo una conferencia de reconciliación nacional, anunciado por Assad en un discurso ese mes.

También podría interesarte  Discute con su hijo y después lo mata a balazos

La oposición dice que no acepta ningún plan que no incluya la salida de Assad.

Un funcionario del gobierno sirio dijo a The Associated Press que un artefacto explosivo colocado bajo un auto estacionado en la zona estalló al paso del vehículo donde viajaba al-Halqi. El funcionario habló bajo condición de no ser identificado porque no tenía autorización para hablar con los medios de comunicación.

El ataque en el protegido barrio de Mazzeh ocurrió apenas a unos 100 metros de la residencia del embajador suizo. El área es sede de una importante base aérea. Las fuerzas de seguridad acordonaron el área poco después de la explosión, permitiendo solamente el acceso de peatones.

Automóviles dañados, con los asientos empapados de sangre, estaban rodeados por escombros. El chasis calcinado de un autobús escolar se veían en el lugar y un hombre le dijo a la televisión estatal que ninguno de los estudiantes resultó herido porque la explosión ocurrió poco después de que ellos salieron del autobús y se dirigieron a la escuela.

El ataque del lunes no es el primero en contra de un funcionario de alto rango en plena capital siria durante el último año.

El 18 de julio, una explosión en el edificio de la seguridad nacional siria en Damasco durante una reunión de gabinete mató al ministro de Defensa y su adjunto, quien era cuñado del presidente Bashar Assad. En ese ataque también resultó herido el ministro del Interior.

En diciembre, estalló un coche bomba contra el Ministerio del Interior en Damasco, matando a varias personas e hiriendo a más de 20, entre ellos el ministro de esa cartera, Mohammed al-Shaar. Inicialmente, los medios de comunicación estatales dijeron que al-Shaar no había resultado herido en la explosión del 12 de diciembre. La noticia de las lesiones se supo una semana más tarde, después que fue llevado al vecino Líbano para ser atendido de una lesión grave de espalda.

Ningún grupo reivindicó de inmediato la bomba.

Ataques con bomba como el del lunes han sido característicos de los extremistas islámicos que son parte de las fuerzas rebeldes contra el gobierno, lo que crea preocupaciones sobre su papel en la guerra civil.