Trágico. Miles de niños mueren en Somalia por falta de alimentos

Associated Press

NAIROBI, Kenia (AP) — La decisión de extremistas islámicos de prohibir la llegada de ayuda alimentaria y una “normalización de la crisis” que insensibilizó a los donantes internacionales ante el desastre que se avecinaba hizo del centro-sur de Somalia el lugar más peligroso del mundo para ser un niño en 2011.

El primer estudio profundo de las muertes por hambre en Somalia en ese año, dado a conocer el jueves, calcula que 133.000 niños menores de cinco años murieron, con una tasa de muerte infantil cercana al 20% en algunas comunidades.

Eso representa 133.000 fallecimientos de infantes menores de cinco años a partir de un total de aproximadamente 6,5 millones de habitantes en el centro-sur de Somalia. En comparación, en ese mismo período murieron 65.000 niños menores de 5 años en todos los países industrializados del mundo, que en conjunto tienen una población de 990 millones de personas, dijo Chris Hillbruner, asesor de seguridad alimentaria en FEWS NET, una agencia especializada en advertir de hambrunas patrocinada por Estados Unidos.

“La escala de la mortalidad infantil realmente está muy por encima de lo usual “, afirmó Hillbruner en una entrevista telefónica desde Washington.

El nuevo estudio puso la cifra total de muertes por hambre en casi 260.000. The Associated Press reportó por primera vez la cantidad de fallecimientos el lunes, en base a las declaraciones de funcionarios a los que se les había dicho del informe.

También podría interesarte  Fomenta UAC actitud emprendedora en niños

FEWS NET es una de dos agencias de seguridad alimentaria que patrocinaron el estudio; la otra es la rama en Somalia de la Unidad de Análisis de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ambas le advirtieron al mundo a fines de 2010 que la falta de lluvia en ese país significaba que se aproximaba una hambruna.

En marzo de 2011 unas 13.000 personas murieron de hambre, halló el estudio. En mayo y junio 30.000 individuos fallecieron por mes, al menos la mitad de ellos niños. Las Naciones Unidas no emitieron una declaración formal de hambruna sino hasta julio.

¿Por qué la respuesta humanitaria fue tan lenta? Hillbruner indicó que una razón de ello es la sensación en el mundo de que los somalíes siempre están sufriendo.

“Creo que uno de los aspectos clave es que hubo esta ‘normalización’ de la crisis en el centro-sur de Somalia, y pienso que la comunidad internacional se ha acostumbrado a que en el sur de Somalia haya niveles de desnutrición e inseguridad alimentaria que en otras partes del mundo serían considerados inaceptables”, señaló Hillbruner.

El estudio fue elaborado por Francesco Checchi, epidemiólogo de la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical, y por Courtland Robinson, demógrafo en la Universidad Johns Hopkins. Obtuvo su información de 200 sondeos de mortalidad elaborados por la Unidad de Seguridad Alimentaria y Análisis Nutricional, incluidos 61 del período de hambruna, así como datos sobre los precios de los alimentos, los salarios y el acceso de la ayuda humanitaria.