no images were found


Associated Press

YAKARTA, Indonesia (AP) — Una unidad antiterrorista especial de Indonesia efectuó varios operativos para erradicar a supuestos extremistas islámicos, en los que mató a siete y arrestó a 13, dijo el jueves la policía, que continúa las investigaciones sobre un presunto plan para cometer un atentado contra la embajada de Mianmar.

Según los investigadores, presuntos extremistas asaltaron bancos y perpetraron otros robos para financiar actividades terroristas. La policía intenta determinar si alguno de los grupos sobre los que se dirigieron las operaciones el miércoles y jueves estaba relacionado con el supuesto plan conocido la semana pasada, según el cual se tomarían represalias contra Mianmar por los recientes ataques contra musulmanes en ese país.

En las primeras horas del jueves, la policía mató a tiros a tres supuestos extremistas luego de un enfrentamiento que duró toda la noche en una casa en el poblado de Kebumen, en Java Central. Cuatro más fueron arrestados, dijo el portavoz de la Policía Nacional, general de brigada Boy Rafli Amar.

En conferencia de prensa, el militar dijo que los extremistas tenían planeado efectuar un robo. Los que murieron rehusaron rendirse y en su lugar abrieron fuego y lanzaron granadas de fabricación casera contra las fuerzas de seguridad.

También podría interesarte  Mueren 21 niños por comida contaminada

Un día antes, en la aldea de Cigondewah, en Java Occidental, tres presuntos terroristas fueron muertos a tiros después de que se atrincheraran durante horas dentro de una casa, dijo el jefe de la Policía Nacional, general Timur Pradopo. Afirmó que los individuos también se enfrascaron en una balacera y lanzaron bombas. Uno fue detenido en esta acción, mientras que Amar indicó que otro fue arrestado un día antes.

Ningún agente resultó herido en los incidentes.

La policía dijo que procedió de acuerdo con la información obtenida mediante el interrogatorio a un supuesto fabricante de armas arrestado el martes en el poblado de Cipacing, en Java Occidental. La información de inteligencia recabada con los arrestos subsecuentes permitió a las autoridades maniobrar con rapidez y emprender las operaciones contra los escondites ubicados en zonas distintas, dijo Amar.

Un supuesto extremista fue muerto el miércoles y otro detenido en el poblado de Batang, en Java Central. Amar dijo en un mensaje de texto que al parecer estaban implicados en el robo a una joyería ocurrido en marzo en Yakarta. Un segundo sospechoso fue arrestado en Kendal, Java Central.