no images were found

Associated Press

LONDRES (AP) — Un buque de guerra que estuvo hundido más de 400 años y que fue reconstruido será exhibido al público por primera vez en un nuevo museo británico, junto con miles de los artefactos que llevaba.

Los visitantes podrán ver los restos del casco Mary Rose, el buque insignia del rey Enrique VIII, y también dar un vistazo al periodo Tudor de la historia inglesa, dijeron historiadores y funcionarios del museo.

El buque Mary Rose del siglo XVI es el centro del museo, que tuvo un costo de 27 millones de libras (41 millones de dólares).

El Mary Rose fue el barco principal de la flota inglesa en las batallas contra Francia desde 1512, pero fue hundido durante la batalla del Solent el 19 de julio de 1545, después de tres décadas de servicio.

El barco permaneció en el fondo del mar frente a la costa sur de Inglaterra y no fue descubierto hasta 1971, cuando unos buzos vieron sus piezas de madera expuestas.

Después de más investigaciones y numerosas inmersiones —inclusive una del príncipe Carlos— el casco de la nave finalmente fue sacada a la superficie en 1982, un hecho que en ese momento fue transmitido por televisión a millones de espectadores.

También podría interesarte  Reportan tiroteo al interior del Capitolio

El museo aloja tanto el casco como galerías que muestran muchos de los 19.000 objetos recogidos de los restos del naufragio, desde botas de cuero y cañones hasta el esqueleto del perro de la nave, Hatch.

“Esto no es sólo sobre un barco. Se trata de la vida en la época Tudor”, dijo John Lippiett, director ejecutivo del fideicomiso Mary Rose. “Se trata de un monumento a las 500 personas que perdieron la vida en el Mary Rose”, agregó.

“Es, literalmente, una cápsula del tiempo de la Inglaterra de los Tudor, con evidencia de la salud y la dieta en los huesos de su tripulación, las medicinas, las posesiones personales y las armas”, dijo Pieter van der Merwe, editor general de los Museos Reales de Greenwich.

El museo Mary Rose fue construido en los muelles históricos de la ciudad de Portsmouth, en el sur de Inglaterra, cerca del mismo lugar donde fue construida la embarcación. Será inaugurado al público el viernes.