Dura Ley. La última palabra la tendrá Goodluck Jonathan, presidente de Nigeria

Associated Press

ABUJA, Nigeria (AP) — Los legisladores en Nigeria aprobaron el jueves un proyecto de ley que prohíbe los matrimonios homosexuales y la formación de organizaciones que respalden los derechos de los gays, con penas de hasta 14 años para los transgresores.

La Cámara de Representantes de Nigeria aprobó el proyecto de ley por voto a viva voz, y la enviará inmediatamente al presidente Goodluck Jonathan para su firma. Empero, no está claro si se opondrá, y tanto Estados Unidos como Gran Bretaña advirtieron que podrían peligrar los fondos extranjeros contra el sida y el VIH.

El Senado de Nigeria aprobó en noviembre del 2011 un proyecto de ley y luego desapareció por algún tiempo antes de reaparecer en la sesión del jueves en la Cámara. Conforme a las versiones anteriores, las parejas que se casen podrían encarar hasta 14 años de cárcel. Y los testigos que ayuden a esas parejas a casarse podrían ser condenados a 10 años.

También podría interesarte  El regreso del Dream Team

Otros agregados al proyecto de ley prohíben la inscripción de clubes u organizaciones gays, y penalizan “la muestra pública de relaciones amorosas del mismo sexo, directa o indirectamente”. Los violadores de la ley encararían penas de 10 años de cárcel.

Aunque el proyecto de ley leído el jueves en la Cámara parece ser similar, The Associated Press no pudo obtener una copia de la versión aprobada por los legisladores. Si hay diferencias entre las versiones de la cámara y el Senado, una comisión conjunta de legisladores solucionará esas diferencias antes de enviarla al presidente.

El vocero presidencial Reuben Abati no formula el jueves comentarios.

Las relaciones homosexuales están prohibidas en Nigeria, un país de más de 160 millones de personas, desde la era colonial británica. Los gays son abiertamente discriminados y objeto de abusos en un país dividido entre cristianos y musulmanes, ambos opuestos a la homosexualidad. En el continente africano, muchos países castigan la homosexualidad con penas carcelarias.