A prisión. El maestro de Kung-fu, Juan Carlos Aguilar

Associated Press

MADRID (AP) — Un juez envió el miércoles a prisión a un instructor español de artes marciales acusado del asesinato de dos mujeres, tras confirmarse el fallecimiento de una prostituta de origen africano que estaba en coma desde hace tres días.

La víctima, una nigeriana de 29 años, murió el miércoles en un hospital de Bilbao, en la región norte del País Vasco, a causa de la brutal paliza que presuntamente le propinó el acusado. La policía española informó que la otra fallecida era una mujer colombiana, que fue asesinada la semana pasada y cuyos restos fueron esparcidos entre el domicilio y el gimnasio que regentaba el detenido.

Los hechos, que han conmocionado a la sociedad vasca, se remontan al pasado domingo. El acusado, un experto en kung-fu identificado como Juan Carlos Aguilar, fue visto por varios testigos mientras arrastraba por la fuerza a una mujer al interior de su gimnasio en el centro de Bilbao.

También podría interesarte  Ausencia de diputados no afecta: líder del Congreso

Cuando llegaron los agentes, Aguilar había agredido a la mujer nigeriana. En los registros posteriores al arresto, la policía encontró restos óseos en el gimnasio y en su casa.

Los análisis forenses determinaron que se trataba de restos humanos correspondientes a una sola persona, que había sido descuartizada. La víctima era una colombiana de 40 años que supuestamente también ejercía la prostitución.

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, dijo que lo ocurrido es una “demostración más de la violencia machista” y sugirió que las penas de cárcel para el imputado podrían superar los 30 años.

En su sitio en internet Aguilar se presentaba como divulgador del verdadero budismo y maestro de kung-fu. Años atrás, fue entrevistado en algunos programas de televisión en España sobre su conocimiento de las artes marciales.