Le congelan cuentas. Monseñor Nunzio Scarano

Associated Press

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El Vaticano congeló los bienes de un prelado que fue arrestado por tratar de introducir de contrabando a Italia 20 millones de euros (26 millones de dólares) en efectivo y advirtió el viernes que otras personas también podrían ser investigadas.

El procurador general del Vaticano precisó que las cuentas de monseñor Nunzio Scarano en el banco vaticano fueron congeladas el 9 de julio. Scarano fue arrestado el 28 de junio por las autoridades italianas bajo acusaciones de corrupción y difamación.

Scarano supuestamente confabuló para llevar 20 millones de euros a Italia procedentes de Suiza, en julio del año pasado, a bordo de un jet privado, para evitar declararlos en la aduana.

Los fiscales creen que el dinero era propiedad de unos amigos de Scarano que son miembros de la familia d’Amico, que tiene una importante empresa de transporte marítimo internacional. Según versiones publicadas, Scarano ha dicho a los fiscales que se le propuso ganar 2,5 millones de euros como comisión para la operación de contrabando.

Un juez le ha negado a concederle el beneficio del arresto domiciliario, por lo que el prelado sigue preso en la cárcel Reina del Cielo, en Roma.

También podría interesarte  Gana Máximo el bronce en lanzamiento de jabalina

En un comunicado emitido el viernes, el Vaticano dijo que su propia investigación sobre Scarano comenzó tras recibir varios reportes de transacciones sospechosas presentados en la agencia de vigilancia financiera del Vaticano. Agregó que la pesquisa “podría extenderse a otros individuos”.

Los fiscales italianos han dicho que Scarano, un contador suspendido recientemente de la principal oficina encargada de las finanzas del Vaticano, tenía dos cuentas en el banco del Vaticano: Una su cuenta personal y otra, llamada “Fondo Anziani”, que era utilizada presumiblemente para recibir donaciones de caridad. Se cree que la cantidad congelada estaba lejos por mucho de los 20 millones de euros involucrados en el contrabando.

Además del caso de contrabando, los fiscales también investigan a Scarano en su ciudad natal de Salerno, por haber retirado presuntamente 560.000 euros (729.000 dólares) en efectivo de su cuenta en el banco del Vaticano en 2009 y llevarlos a Italia para liquidar la hipoteca de su casa en Salerno.

Scarano utilizó luego un plan complicado que consistió en darle a decenas de amigos 10.000 dólares en efectivo a cambio de cheques, hechos para que pareciesen donaciones, que luego él depositó en una cuenta bancaria en Italia.