Reclamo. Personas sostienen letreros exigiendo justicia e imágenes de las víctimas que murieron en un ataque con bomba hace 19 años en la Asociación Mutual Israelita Argentina

Associated Press

BUENOS AIRES (AP) — Líderes judíos argentinos criticaron acremente a su gobierno el jueves, cuando se conmemoró el décimo noveno aniversario del peor ataque terrorista que se haya registrado en el país, por lidiar con Irán de una manera que temen que garantice más impunidad para los responsables.

Una “comisión de la verdad”, conformada por Argentina e Irán y aprobada por ambos gobiernos, promete avanzar la investigación permitiendo a los fiscales argentinos viajar a Teherán e interrogar a funcionarios iraníes de alto rango que se sospecha que organizaron el ataque.

La explosión en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) mató a 85 personas en 1994 y sigue sin ser esclarecida. El fiscal Alberto Nisman presentó recientemente una formulación de cargos de 500 páginas en donde acusa a Irán y a Jezbolá de organizar el ataque y seguir estableciendo células terroristas en toda América del Sur para lavar dinero y cometer actos terroristas.

Irán niega haber participado en el ataque, y rechazó la acusación de Nisman como una teoría sionista de conspiración. No hay indicios de que Irán vaya a permitir alguna vez que sospechosos involucrados en el ataque sean extraditados del país. Los sospechosos iraníes han pasado años en las listas de Interpol sin ser apresados.

También podría interesarte  Ratifica Campeche índice de seguridad

La asociación, por su parte, presentó una demanda para bloquear a la comisión de la verdad como inconstitucional, argumentando que los sospechosos deben ser juzgados en Argentina.

En declaraciones a un grupo de sobrevivientes que se congregaron pese al gélido frío invernal del jueves afuera del centro judío reconstruido, el presidente de la Asociación, Leonardo Jmelnitsky, puso en duda las intenciones de Irán.

“¿Qué confianza podríamos tener en Irán cuando este mismo gobierno ha negado el genocidio de seis millones de judíos en el holocausto?”, preguntó Jmelnitsky.

Sofía Guterman, que perdió a su hija Andrea en el atentado, acusó a su propio gobierno de someter a los sobrevivientes a ciclos interminables de esperanza y desaliento, de “exigencia de justicia, impunidad, memoria, impunidad, dolor, impunidad”.

“La impunidad mantuvo su reinado alimentada por los culpables, los cómplices y los encubridores. Es difícil entender”, agregó.