Si anoche no salió a ver la luna se perdió un espectáculo natural que no volverá a verse hasta dentro de muchos años. Se trató del Eclipse total de Luna, lo cual no es raro ya que se dan uno o dos al año.

Pero no se trató de una luna cualquiera en este caso sino lo que se conoce como “Súperluna”, debido a que el satélite natural se vio un 14% más grande en razón a que se encontraba en el punto de su órbita más cercano a la Tierra, el perigeo, a “sólo” 357.000 kilómetros de distancia.

El fenómeno comenzó alrededor de las 20:15 hs. y se pudo apreciar como la sombra terrestre poco a poco iba comiendo pedazos de nuestro satélite. Alrededor de las 22:00 hrs., ya a casi 50 grados sobre el horizonte, la Luna quedó completamente sumergida en la umbra terrestre, al iniciarse la fase de la “totalidad” del eclipse.

Pero el momento central y más espectacular fue el que llegó minutos antes de las 23:00 hs., ya totalmente sumergida en la sombra terrestre y brillando en un tono rojizo anaranjado.

El efecto visual de la “súperluna” se debe a que su órbita no es circular, sino elíptica (como una circunferencia achatada); es decir, que su distancia de la Tierra varía entre un máximo de 406.700 km (apogeo) y un mínimo de 356.400 km (perigeo).

También podría interesarte  ONU investiga a Siria por armas químicas

De las 12 o 13 posibles, todos los años suelen ocurrir entre tres y cinco súperlunas. El año pasado se produjeron cinco, igual que éste. En 2016 habrá cuatro y se calcula que la mayor súperluna de este siglo será el 6 de diciembre de 2052, a una distancia de 356.429 km.

Un atractivo adicional es que a medida que la Luna entró en la sombra terrestre adquirió un color rojizo. Por esta peculiaridad, se le conoce como: “Luna sangrienta”. Durante un eclipse lunar, la atmósfera terrestre refracta algo de luz solar hacia el interior del cono de sombra. Y es justamente esa débil luz la que salva a la Luna de lo que, de otro modo, sería una oscuridad absoluta.

Como la mayor parte de esa luz refractada corresponde a las longitudes de onda del rojo y el naranja, la Luna se tiñe de bonitos tonos rojizos y anaranjados.”

Este magno show celestial se repetirá hasta el año 2033.

Gustavo Costa
redaccion@multimedioscampeche.com