Anita Parker es una habitante de Alabama (EE UU) quien enfrentará cargos por crueldad animal, luego de que llamara a la policía solicitando asistencia médica por un supuesto aborto.

La mujer había utilizado la sangre y órganos del animal para hacer creer su mentira. Parker habría llamado también a su esposo quien al llegar a la casa la encontró cubierta de sangre. La mujer le dijo que había tirado al bebé por el bacín.

Tras ser llevada al hospital, los médicos se dieron cuenta de que la mujer nunca había estado embarazada y cuando su esposo regresó a la casa encontró el cadáver de la mascota en la basura.

También podría interesarte  El aborto marca de forma negativa a familias: Obispo

La mujer llevaba siete meses fingiendo el embarazo y aunque nunca lo dejaba ir con ella a los ultrasonidos, su esposo le creía. “Supongo que sacaba la barriga todo el tiempo porque parecía que lo estaba y también me mandaba fotos de los ultrasonidos”. Parker fue encarcelada bajo una fianza de 7 mil dólares.

Con información de noticias24.com