Miguel Ángel Honorato pertenecía a una familia de mexicanos que llegaron a Estados Unidos en 1991. Lograron emprender cuatro negocios de Tortillería La Mexicana y FajitaMex.

Antes de perder la vida el pasado domingo 12 de junio en el bar Pulse, Mike era administrador de uno de los negocios familiares que fundó su padre y que actualmente en su conjunto le dan trabajo a cerca de un centenar de latinos.

“Por eso yo siento que esto es un mal sueño del que todavía no puedo despertar. Uno nunca se espera lo que va a pasar, pero nos ha dejado como experiencia que uno no tiene la vida comprada y que cada día debemos luchar por ser mejores personas”, señaló vía telefónica, José Honorato, hermano mayor de Miguel Ángel.

Miguel Ángel Honorato tenía 30 años de edad, era originario de la pequeña comunidad de Tenanguillo de Las Cañas, Guerrero, al igual que otros tres hermanos. Sus padres procrearon cuatro hijos más, pero ellos nacieron en EU.

José, de 34 años de edad, narró que la última vez que vio con vida a su hermano Miguel fue el pasado viernes 10 de junio en su casa, cuando celebraban el cumpleaños de un integrante de la familia y ahí estuvo jugando con sus hijos de 14, 2 y 1 año de edad, a los que dejó huérfanos.

“Yo no me imaginé que mi hermano hubiera ido a ese antro, al que sabemos fue invitado por unas amistades; nunca pensé que esta tragedia fuera a llegar a mi familia, pero lamentablemente así fue”, expresó José.

Las autoridades informaron a su cuñada que Miguel era una de las 49 víctimas del bar Pulse.

“Yo estuve esperando noticias afuera de uno de los hospitales cercanos al antro donde llevaron a las víctimas hasta como a las 7 de la noche que dieron la lista, pero no salió el nombre de mi hermano y ahí me di cuenta que no estaba entre los heridos”, relató.

También podría interesarte  Egipto ordena investigar fraude electoral

Consideró que la facilidad con la que cualquier ciudadano adquiere armas en los Estados Unidos no es la causa de fondo de la masacre ocurrida en las primeras horas del pasado domingo en Orlando, Florida.

“Yo no opino eso. Solo sé que mucha gente usa las armas para deporte y mucha las usa para hacer cosas malas, por eso no estoy en contra ni a favor”, señaló José.

Esta tragedia es la primera de este tipo que ha sufrido su familia. Miguel Ángel será velado y sepultado en un cementerio de Orlando, Florida, “porque mi mamá quiere que él esté aquí, donde ella y sus hijos los puedan ver”.

José pidió a las autoridades mexicanas gestionen las facilidades necesarias para que sus familiares más cercanos en México, puedan acudir al funeral de su hermano.

“Muchos familiares de nosotros sí tienen Visa norteamericana, pero otros no y quieren venir a darle su despedida a mi hermano, así que si en algo nos pueden ayudar, se los vamos a agradecer”, clamó José.

 animalpolitico.com