El muro  costaría entre 4.000 y “unos 10.000 millones de dólares”, de acuerdo a Donald Trump, presidente de EEUU.

El muro fronterizo entre Estados Unidos y México debería estar terminado dentro de dos años, estimó el miércoles por la noche el secretario estadounidense de Seguridad Interior, John Kelly.

“El muro se construirá primero donde es necesario, y luego se completará. Así es como lo veo yo”, dijo el general retirado a la cadena Fox News. “Espero realmente que esto se haga en los dos próximos años”, agregó.

El presidente estadounidense Donald Trump firmó el 25 de enero un decreto que fija como objetivo “asegurar la frontera sur de Estados Unidos gracias a la construcción inmediata de un muro”.

Desatando una grave crisis diplomática con México, al que quiere hacer pagar este muro, daba así un impulso a la más emblemática de sus promesas de campaña: la construcción de un muro a lo largo de los 3.200 kilómetros de frontera para frenar la inmigración ilegal. Alrededor de un tercio de esta frontera está ya asegurada con barreras.

Kelly, que se encargará de supervisar la concepción y construcción del muro, agregó que la protección de la frontera sur se llevaría a cabo con “un acercamiento a varios niveles” que incluirá barreras físicas así como captores tecnológicos “y cosas así”.

También podría interesarte  Aprueban 10 mil mdd para el muro fronterizo

Según él, la administración Trump “dispone ya de la autoridad” con las reglas existentes para lanzar el proyecto. Kelly también se mostró optimista respecto al “aspecto financiero”.

Trump anunció un proyecto que costaría entre 4.000 y “unos 10.000 millones de dólares”, pero para los arquitectos e ingenieros que estudiaron el tema la cuenta será mucho más abultada. El MIT Technology Review, por ejemplo, consideró en un artículo que 1.609 kilómetros de muro costarían entre 27.000 y 40.000 millones de dólares.

“Creo que la financiación vendrá relativamente rápido”, declaró Kelly agregando que la construcción podría comenzar en unos meses.

La Casa Blanca puede asignar al proyecto fondos existentes pero el Congreso controlado por los republicanos debería otorgarle otros adicionales.