Al menos 58 muertos y más de 515 heridos es el saldo del tiroteo más mortífero en la historia de Estados Unidos, el cual fue cometido por un atacante desde el hotel Mandalay Bay contra los asistentes a un festival de música country.

El sujeto  que fue identificado como Stephen Paddock disparó contra la multitud desde una habitación del piso 32 del hotel Mandalay Bay y percutió cientos de cartuchos antes de que fuera abatido por un equipo táctico, dijo la mañana de ayer en rueda de prensa del jefe de la policía del condado Clark, Joseph Lombardo. Sin embargo, más tarde trascendió la versión de que el agresor se suicidó.

En su habitación se encontraron múltiples armas de fuego y fue detenida su acompañante, una mujer asiática de nombre Marilou Danley.

El tiroteo ocurrió este domingo alrededor de las 22:08 horas locales cuando el Route 91 Harvest Festival cerraba su tercera noche en su cuarta edición anual, cuando se encontraba en el escenario el cantante de música country Jason Aldean.

Las primeras imágenes, colocadas por asistentes al concierto en las redes sociales, muestran que la multitud se arrojó al piso tratando de esquivar las balas. “Agáchense, quédense quietos”, se escucha en uno de los videos.

La música se detuvo y cientos se abalanzaron hacia varias de las salidas conforme continuaban escuchándose las detonaciones.

Tras establecer que el atacante se encontraba en el piso 32 del hotel Mandalay Bay, un equipo de la unidad de elite de la policía SWAT acudió al lugar, detalló Lombardo.

También podría interesarte  Mejora poco a poco salud de Mandela

Los lesionados fueron trasladados a hospitales locales, algunos en estado de gravedad. Entre las víctimas está un oficial de la policía que asistía al concierto.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó sus condolencias a través de Twitter a los familiares de las víctimas.

El hombre, llamado Stephen Paddock, tenía 64 años de edad y era residente de una comunidad de jubilados en Mesquite, Nevada.

Según informaciones de la policía, Paddock no tenía ningún antecedente policial ni registro de arresto. Además de contador público, tenía una licencia de piloto y poseía permiso para caza mayor, válido para el territorio de Alaska.

Las informaciones públicas disponibles indican que vivía en una residencia junto a un campo de golf en la pequeña ciudad de Mesquite, cerca de la división de Nevada con Arizona, a unos 130 kilómetros de Las Vegas.

Su hermano Eric Paddock dijo al diario Las Vegas Review-Jornal: “No tenemos idea de qué ocurrió. Es como si un asteroide hubiese hecho impacto sobre la familia”.

Según dijo, su hermano no tenía ningún vínculo político o religioso. “Era apenas un tipo normal. Algo se quebró en él, algo ocurrió”, comentó.

Agencias