A su paso por Centroamérica, Nate dejó una estela mortal: al menos 16 personas fallecieron en Nicaragua, 10 en Costa Rica, tres en Honduras y dos en El Salvador.

En la región, aún se contabilizaban daños, se intentaba ubicar a personas desaparecidas y reestablecer contacto con comunidades tras la caída de puentes

Nate es el último de una serie de tormentas letales que golpea el Caribe en esta especialmente fuerte temporada de huracanes, que suele durar hasta noviembre.

Avanza sobre EU

El huracán Nate se degradó la mañana de este domingo a depresión tropical mientras avanzaba tierra adentro por el sur de Estados Unidos, adonde había llegado como huracán tras dejar un rastro de muerte y destrucción en Centroamérica.

De acuerdo al último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, Nate se desplaza sobre el suelo de Alabama con vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora (55 kilómetros por hora), con ráfagas más altas, y proseguirá su trayectoria hacia el noreste, rumbo a Kentucky y Virginia Occidental.

Más de 100,000 personas se encontraban sin servicio eléctrico por los efectos de Nate, que antes de ser rebajado a tormenta tropical tocó dos veces tierra en el sur de Estados Unidos: primero en Luisiana en la noche del sábado y horas después en la costa de Mississippi.

También podría interesarte  Rusia se niega a entregar a Snowden

Las autoridades estatales de Misisipi, Alabama y Luisiana no han informado por el momento de muertos ni daños mayores en inmuebles e infraestructura por el paso de Nate, que se espera se disipe entre hoy y mañana martes.

“Estábamos muy conscientes de que esto podría haber sido una tormenta mucho más grave. Se hablaba de que sería de categoría 2 con un aumento de marea de 11 pies (3.3 metros) cuando llegara a tierra”, señaló a la cadena CNN el portavoz de esta ciudad, Vincent Creel, que se mostró agradecido de que no se cumplieran los pronósticos.

Agencias