La ya conocida como “nevada del siglo” sepultó la capital rusa bajo un manto de medio metro de nieve, provocó la caída de dos mil árboles, uno de los cuales mató a una persona, paralizó el tráfico y obligó a cancelar decenas de vuelos.

“Esta nevada ha traído el mayor número de precipitaciones de toda la historia. El máximo anterior se registró en 1957”, informaron los servicios meteorológicos de Moscú.

Entre el sábado y las primeras horas del domingo habían caído ya 23 milímetros de nieve, lo que suponía un 64 por ciento de la norma mensual, que se verá superada el lunes, según los pronósticos.

La fuerte nevada causó la muerte a una persona y heridas a cinco más, dijo el alcalde de la capital rusa, Sergei Sobyanin.

El alcalde informó en Twitter que las víctimas fueron causadas por caídas de árboles y por líneas de electricidad dañadas debido al fenómeno meteorológico.

“De acuerdo con datos de operación, el número de árboles caídos causados por la nevada y el hielo superó los dos mil. El número de moscovitas heridos, afortunadamente, no se incrementó. Todos los servicios trabajan al máximo”, aseguró Sobyanin.

También podría interesarte  ONU: La guerra en Siria amenaza a la región

La fuerte nevada, la peor en seis meses, también ocasionó el retraso o cancelación de decenas de vuelos en Moscú.

De acuerdo con la agencia de noticias Sputnik, más de 100 vuelos sufrieron retrasos y más de 10 fueron cancelados en los principales aeropuertos de Moscú.

El gobernador de la región de Moscú, Andrei Vorobiev, declaró un estado de emergencia en la región y ordenó a todos los servicios de gestión de tránsito que retiren la nieve de las calles y eviten situaciones desastrosas, dijo el gobierno regional en Instagram.

Agencias.