Un juez de Los Ángeles (Estados Unidos) decretó este jueves la pena de muerte para el novio de la madre de Gabriel Fernández, el niño de ocho años de edad que falleció a causa de maltratos y torturas, y cadena perpetua para la progenitora.

El magistrado George Lomeli, que calificó los actos de la pareja de “horrendos” e “inhumanos”, siguió la recomendación del jurado y decretó la pena capital para Isauro Aguirre, de 37 años, mientras que Pearl Fernández, de 34 años, fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

En diciembre, un jurado había recomendado la pena de muerte para Aguirre luego de hallarlo culpable de asesinato en primer grado con el agravante de torturas.

Durante el juicio, la Fiscalía aseguró que Aguirre, de 6.2 pies (1.88 metros) de estatura y 270 libras de peso (122.5 kilos), golpeó, pateó y quemó al niño hasta llevarlo a la muerte porque pensaba que era homosexual.

También podría interesarte  Chávez mantiene alta su popularidad

En febrero, Fernández se declaró culpable de asesinato en primer grado y admitió las torturas realizadas al menor como parte de un acuerdo para recibir cadena perpetua en lugar de pena de muerte.

El menor Gabriel Fernández, que residía en Palmdale, al norte de Los Ángeles con su madre y Aguirre, murió el 24 de mayo de 2013 en un hospital local, donde fue trasladado dos días después de que los servicios de emergencia lo hallaran inconsciente en su domicilio. Según la autopsia, el menor presentaba fractura craneal, varias costillas rotas y quemaduras en todo su cuerpo.

Agencias.