Una mujer en Mississippi, Estados Unidos llevó al hospital a su hija de cinco años, luego de darse cuenta que la pequeña se encontraba inmovilizada.

Jessica Griffin no comprendía que le pasaba a su hija. Kailyn no podía hablar y tampoco podía mover las piernas.

La madre quiso continuar la rutina cotidiana, por lo que le ayudó a vestirse y luego la peinó y fue ahí cuando vio a una enorme garrapata aferrada al cráneo de su hija.

Jessica se la quitó y la colocó en una bolsa de plástico. Terminó de vestir a Kailyn y de inmediato fueron con el médico.

Al observar al insecto y escuchar lo que había sucedido con la menor, los doctores le informaron que se trataba de una inusual parálisis provocada por la garrapata.

“¡Después de un montón de análisis de sangre y una tomografía computarizada de la cabeza la han diagnosticado con una parálisis de garrapata! ¡Por favor, por el amor de Dios, revisen a sus hijos por garrapatas! ¡Es más común en niños que en adultos!”, expresó Jessica en su perfil de Facebook al contar la historia.

También podría interesarte  AL MENOS DIEZ HERIDOS DEJÓ TIROTEO MASIVO EN TORONTO

Cuando succionan la sangre de su víctima, segrega una neurotoxina, lo que genera la parálisis.

Según los médicos, los síntomas suelen aparecer entre cinco y siete días después de la picadura, por lo que desconocen porque aparecieron tan pronto en la menor.

El malestar comienza por las extremidades inferiores hasta pasar a las superiores, es decir, desde las piernas hasta la cabeza.

Incluso, dificulta la movilidad de los músculos de la cara y la lengua por eso Kaylin tenía dificultad para hablar.

Ya que el insecto se extrae del cuero cabelludo o del lugar donde está escondido, el paciente se recupera satisfactoriamente de forma inmediata casi siempre.

Kailyn mejoró y su madre compartió su historia en redes sociales para que otros padres estén alerta.

Agencias.